La Cuaresma trae recetas propias de la época, sin pizca de carne, pero con mucha tradición y diversidad. Aquí encontrarás una colección de ellas… y un desquite.

Consulta aquí el gastrodiccionario de Cuaresma

 

Bacalao, garbanzos, dulces… cuando la carne brilla por su ausencia, toca llenar el estómago con otros ingredientes, que llenen lo suficiente como para hacernos olvidar el sutil encanto de un buen chuletón. La Cuaresma es un periodo religioso de recogimiento y abstinencia, y por ese motivo se ha hecho a lo largo de los siglos con capítulo gastronómico propio. Aquí van algunas de las recetas propias de la época… incluyendo el desquite que supone la Berza de Resurrección chiclanera.

 

Y ya nos terminamos de ganar el cielo con estos enlaces:

…y un video bendecido

Pinche aquí para saber más.