Cinco lugares muy serranos para probar carnes de kilómetro cero (o casi).

 

Uno sirve los corderos y cabritos que ellos mismos crían, otros optan por empanar las chuletitas de cordero… son cinco sitios, todos ellos muy serranos, donde se pueden probar el cabrito o el cordero de la zona.

El cabrito de El Refugio de San Antón de Benaocaz

La carne cabrito lechal de la Sierra de Cádiz se ha convertido en el principal activo de este establecimiento ubicado en una antigua ermita de Benaocaz. Ofrecen patas, brazuelos y costillar, ye ponen un poquito de vino para hacerlo. Va al horno y llega a las mesas con unas patatas chafadas y las propias verduras que se hacen al horno con el cabrito. Tienes un reportaje completo sobre el establecimiento aquí.

Cádiz El Chico de Grazalema

Cordero al horno de Cádiz El Chico. Foto de Lola López de la Orden.

El cordero es la estrella de la casa en Cádiz El Chico de Grazalema; hace unos años, hasta lo ponían en versión tapa. Actualmente sirven la paletilla de recental para dos personas, cortada a trozos, y la lechal para una. La carne es de la zona, aunque cuando no es suficiente recurren a producto nacional. Más información sobre el establecimiento, aquí.

El Simancón de Grazalema

Chuletitas de El Simancón. Foto de Cosasdecomé.

En El Simancón compran los corderos procedentes de la Sierra de Sevilla, que linda con la de Cádiz. Se trata de ejemplares de entre 8 y 10 kilos que ya han comido algo de hierba, aunque la mayoría de su alimentación ha sido la leche materna. De ellos se aprovecha todo, así las patas y los brazuelos se sirven al horno, mientras que las chuletitas, se presentan a la plancha o empanadas. También sirven el cordero relleno. Más información sobre el establecimiento, aquí.

Mesón El Tabanco de El Bosque

Las chuletas del Mesón. Foto cedida.

En este establecimiento de El Bosque sirven chuletas de cordero recental y de cordero lechal, costillar de cordero lechal, paletilla de cordero, y -fuera de carta- la gran paleta. El cordero procede de la Sierra de Cádiz y la auténtico «fuerte», explica Sandro Gil, es la elaboración al horno. Tienes un reportaje completo sobre el establecimiento aquí.

Mesón Rural Iptuci de Prado del Rey

El cordero al tomillo del Mesón Iptuci fotografiado por el tapatólogo Glenn Ferguson

El cordero que sirven en este establecimiento no puede ser más kilómetro cero: lo crían ellos mismos, al igual que los cabritos payoyos. Explica la propietaria, Carmen Gómez, que se puede probar al horno con romero. También tienen chuletitas de chivo empanadas.  Más información sobre el establecimiento, aquí.

Aquí recetas con cordero

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome