Los menús del día están en un buen momento en los restaurantes de la provincia. El precio, la calidad y la variedad de la oferta son las claves para conseguir una clientela fiel. Algunos establecimientos llegan a vender más de 200 almuerzos

 

Puede estar escrito en una pizarra. Se puede presentar en forma de hojas escritas a boli y arrancadas de una libreta, pero también están los que se sirven de las nuevas tecnologías y lo promocionan en formato jpg en sus redes sociales. Hablamos del menú del día con algunos establecimientos de la provincia que tienen en él su punto fuerte. Las ventajas para los hosteleros van desde la desestacionalización de la oferta a conseguir una buena rotación del producto. Para los clientes, los principales atractivos son conseguir un buen precio por una comida copiosa de corte tradicional.

Aquí, la Guía completa de los sitios con menú del día, con mapa y ordenados por localidades.

La inmensa mayoría de los consultados nos dicen que los menús pasan un buen momento. En los casos de los ubicados en Cádiz capital, achacan esta buena salud al aluvión de gente que recibe últimamente la ciudad. En otros puntos de la provincia creen que la clave puede estar en el momento achuchado que vive la economía, con la cesta de la compra y las hipotecas en ascenso, lo que haría que la gente optara por la opción a buen precio que suponen esta fórmula. Sólo desde Algeciras llega una visión más pesimista: allí creen que esa misma situación económica, unida a un verano demasiado cálido, les está restando clientes.

Cádiz capital: más gente, más menús

El veteranísimo Café Bar Nieves, lleno a la hora del almuerzo. Foto de Cosasdecomé

Cádiz capital se ha puesto de moda, y la gente llena sus calles… y sus bares. Los establecimientos que sirven menús lo han notado: al habitual trasiego de trabajadores se ha sumado ahora, sobre todo en temporada alta, una cantidad creciente de turistas.

Comenzamos por todo un veterano, Las Nieves. Fundado en 1891, sigue en manos de la misma familia. Carlos Hidalgo es la cuarta generación. Su esposa, Chelo Camacho, explica que llevan al menos un cuarto de siglo sirviendo menús del día. Sus clientes más fieles, los que acuden a diario o varias veces por semana son trabajadores con jornada partida de los bancos, las oficinas, el cercano Centro Periférico de Especialidades del SAS o los comercios. También las parejas mayores y personas solas que prefieren no cocinar en casa. En verano se suman los huéspedes de los hoteles y hostales cercanos.

El menú del día, expuesto en un establecimiento gaditano.

En este establecimiento, que no abre los fines de semana, el menú del día es el fuerte y está un buen momento debido a la mayor afluencia de gente a Cádiz. Entre los atractivos de su oferta está el precio, de 12 euros, sumado a la calidad y a que el menú cambia cada día, explica Camacho. «Puedes venir un mes a comer todos los días sin repetir», asegura.

Seguimos en el casco histórico de Cádiz, a escasos metros del Mercado de Abastos.  Aquí está El Garbanzo Negro, abierto por José Carlos Martín desde hace 24 años. Siempre ha tenido menú, que actualmente sirve a una clientela diversa: turistas (sobre todo españoles), gente de la Universidad, gente que trabaja en la zona… «de todo». Tras el obligado cierre pandémico, el servicio de menús no ha hecho más que aumentar «porque a Cádiz viene más gente que antes, incluso en los meses normales. Y parece que tenemos un nombre, vienen ya buscando los menús», dice José Carlos. El establecimiento, como suele ser norma en los de Cádiz capital, no es grande, pero consiguen doblar las mesas… y hasta triplicar alguna si llega algún extranjero de los que almuerzan muy temprano.

El menú de El Garbanzo Negro cuenta con entre 13 y 14 primeros y entre 10 y 12 segundos: «es supervariado, es raro que llegue alguien y no le guste algo». Los productos se compran en el mercado y las elaboraciones son caseras y en ellas se utiliza Aceite de Oliva Virgen Extra, todo un lujo en estos tiempos. Tiene pan y bebida, pero no postre, y a petición popular también lo sirven los sábados. Su precio es de 13,50 euros.

Terminamos el repaso al casco histórico gaditano en la concurridísima calle Plocia. Allí está Garum desde hace 14 años, y desde hace doce sirve menú, entre 50 y 60 en invierno… y bastante más en verano. «Funciona de maravilla», explica Carmen Braza. Sus clientes son los trabajadores de los bancos, del cercano Ayuntamiento, gente que está por la zona haciendo papeleo. El menú, que incluye primero, segundo, bebida, pan y postre, está elaborado con recetas tradicionales y caseras y cuesta 13,50 euros.

Estamos ahora en la zona de Puerta Tierra, en otro clásico entre los clásicos… de los caracoles y del menú del día. Se trata del bar Mari y Jose. Cada día, de lunes a viernes, publican en su perfil de Facebook el menú de la jornada, a 9,50 euros. «Cada día tenemos siete ú ocho a elegir de primeros y de segundos, y cada día son diferentes, y se trata de un menú de calidad», explica José Parrado. Los platos del menú no solo se pueden tomar en el establecimiento: también son para llevar.

El bar, situado cerca del colegio de Los Salesianos, tiene clientes de diario, otros que repiten varias veces por semana… entre ellos hay trabajadores de la zona, pero también gente que no cocina y acude cada día a degustar un menú que se caracteriza por los guisos clásicos: carne en su jugo, papas con carne, puchero, menudo, atún encebollado…  El menú lo sirven desde que abrieron, allá en el año 86, y tiene «buena salud, lo gastamos todos los días». Para este establecimiento es clave, porque ellos son conocidos por un producto estacional, los caracoles: los menús son los que mantienen el negocio todo el año, más allá de la temporada caracolera. Por cierto, cabrillas en tomate sí que las tienen siempre.

Jerez: la tentación, en un estado de WhatsApp

El tortillón no falta en los menús de Maypa.

El Maypa se enfrentaban a la disyuntiva de promocionar sus menús diarios… Pero no tanto como para que se enterase la competencia. La solución ha llegado de manos de la tecnología. Cada día, sobre las once de la mañana, Antonio Alzola pone en su estado de WhatsApp el menú de esa jornada, para que quienes lo tienen agregado puedan ir eligiendo.

Este establecimiento, que vende sus menús a 11,50 euros, apuesta por la calidad y por la variedad, siguiendo un esquema fijo: hay doce primeros y cuatro segundos a elegir, pero hay imprescindibles que siempre están ahí, como el pastel de cabracho, el gazpacho, el famoso tortillón de la casa con mayonesa, o el salmorejo tradicional con virutas de jamón ibérico. Después la cosa se complementa con guisos, ensaladas…

Cada vez se venden más menús… ahora mismo van por 200 diarios, y este servicio ha ‘invadido’ a raíz de la pandemia la mitad de la sala antes reservada para celebraciones: ahora hay más actividad que antes del confinamiento. Acuden muchas familias y reuniones de trabajo, parejas mayores que suelen comer un menú entre los dos… «Hay variedad», explica Antonio Alzola desde el establecimiento jerezano.

Si los almuerzos a base de menú del día son fuertes en este establecimientos, los desayunos lo son aún más. Desde las seis de la mañana sirven 600, calcula. «Hoy ya llevamos tres tortillones gastados», explicaba Alzona a las 10:30 de la mañana del pasado martes.

Si quieres saber cómo se desayuna en Maypa, aquí tienes un vídeo:

Algeciras: menos menús que otros años

En Algeciras encontramos el único establecimiento consultado que ha notado una disminución en las ventas del menú diario. Se trata del Bar Cafetería Centro. Habitualmente los sirve de lunes a viernes a 11 euros y los sábados a 12. Ahora mismo ha hecho un parón en los menús debido a la baja de la cocinera, explica David López, pero volverán a ponerlos en cuanto puedan.

El establecimiento los ofrece desde que abrió en el año 86 y siempre ha conseguido llenar. Incluso el parón de estos días ha provocado un aluvión de preguntas en las redes sociales donde publicitan el menú: quieren saber si ya hay fecha prevista para que regrese. El menú, explica David, es muy variado. Y especialmente extensa es la lista de segundos, una treintena de platos entre pescados y carnes.

Entre los clientes hay de todo, gente de todos los días y gente nueva. El verano de 2022 fue estupendo… a diferencia de este. Culpa al calor excesivo y a la economía, y explica que esto no ocurre sólo en su establecimiento. Un proveedor con el que había hablado del tema ya se lo había dicho, y ahora que está de baja paternal y tiene más tiempo, ha podido comprobar que el centro está aún menos animado.

¿Quieres ver cómo es un desayuno en Bar Cafetería Centro? Aquí, un vídeo:

La Bahía: todo reservado en La Ruleta de San Fernando

«Ahora mismo tenemos el salón todo reservado, y fuera también hay varias reservas». Así marchan las cosas en La Ruleta, en San Fernando, un establecimiento muy conocido por la bondad de sus churros en el que sirven menús del día entre semana (10 euros) y también sábados y domingos (12 euros).

Francisco Javier Sánchez Montero, encargado del establecimiento, explica que incluye entrante individual, primero, segundo, café y postre, y que los fines de semana es más elaborado, con paellas y callos, por ejemplo. Acuden familias enteras, gente sola, personas que van de paso, trabajadores.. un poco de todo. Cada día despachan una media de setenta menús.

¿Quieres ver cómo es La Ruleta y sus churros? La respuesta, en este vídeo:

La Janda: uno de los cimientos del Blanco y Verde

Hablamos con dos establecimientos jandeños, uno del litoral y otro del interior. El primero es Blanco y Verde, en Conil. Diego Trujillo reconoce que los menús del día «son una de las bases del negocio» y no tanto por el dinero que deja, que no es mucho, sino porque da mucha rotación al producto y llena el local. Ellos pueden vender entre 50 y 60 menús en invierno, una cifra que llega a duplicarse tranquilamente en verano.

El menú se sirve de martes a viernes a un precio de 14 euros y consta de un aperitivo, primer plato, segundo plato, pan, primera bebida y postre. Los platos van variando pero entre los primeros siempre hay algún potaje como una berza, papas con chocos, y otros imprescindibles son el gazpacho, el salmorejo y la ensalada. De segundo, platos de carne y pescado.

Entre los que acuden a este clásico de la gastronomía conileña hay trabajadores de la zona, clientes de a diario, pero también turistas que quieren probar las especialidades locales.

¿Quieres saber cómo cocinan el potaje de alcauciles, chícharos y habas en Blanco y Verde? La respuesta, en el vídeo a continuación:

También corren buenos tiempos para los menús en la Venta La Cabrala de Medina Sidonia. Antonio Sánchez Grimaldi explica que llevan 33 años sirviéndolos. De martes a viernes, porque los lunes se descansa, y actualmente al precio de doce euros. Los platos van cambiando cada día y se adaptan a la temporada. Entre los clientes hay gente de todo tipo; calcula que cada día despachan cuarenta menús diarios.

La Sierra: menús para gente de paso

Al estar alejadas de los núcleos urbanos, la clientela de menú de las ventas no es tan previsible como la de bares o restaurantes. Desde la Venta Salas de Algodonales, Manolo Salas explica que hay días que «crees que no va a haber gente, y se llena». Trabajadores, comerciales, y alguna gente conocida de Algodonales que va de paso… aunque también hay quien va expresamente. La media de menús servidos puede oscilar entre los ochenta o los cincuenta. Eso sí, la cosa ha ido recuperándose desde el palo de la pandemia.

El menú, de corte tradicional y compuesto por primero, segundo, bebida y postre, cuesta actualmente 10,50 euros y sólo se sirve los días entre semana.

Por cierto, no podemos hablar de esta venta serrana sin mencionar que estamos ante el establecimiento que ha conseguido batir el récord de longitud de tostada. Atención al vídeo:

En la Venta Mesa Jardín de Arcos los menús -a 10 euros, de martes a viernes- tienen una estructura fija. De  primero hay alguna ensalada y el guiso del día y los segundos son pescados y carnes que van variando, aunque siempre intentan tener algún «en salsa». Entre los habituales están el pollo al horno, la caldereta de chivo o el churrasco a la brasa.

Comerciales y transportistas -mayoritariamente gente de paso- son los principales clientes de una opción que cada vez gusta más porque «es una opción más económica y nosotros ofrecemos calidad», explica José Real. Tienen mucha oscilación: algunos días venden 20 menús, y otros, 100. «No es una cosa estable», explica.

A domicilio

Para quien prefiera probar un menú en casa también hay opciones. Una de ellas, a domicilio, es Namba.es, del Grupo Arsenio, un restaurante virtual que ofrece cocina tradicional saludable que reparten en recipientes que se pueden mantener en el frigorífico varios días. Los platos se elaboran con productos frescos y ofrecen incluso purés sin sal para niños pequeños. Sirven en Cádiz, San Fernando, Chiclana, El Puerto, Jerez y Puerto Real. Se pide a través de la web (aquí).

Otra opción, esta para llevar, es A Fuego Lento. Nacida en El Puerto, tiene presencia en cinco localidades de la provincia, ha dado el salto a Huelva y prevé seguir creciendo franquiciando su fórmula de comida tradicional en platos individuales. Su opción está en un punto medio entre no comer en un restaurante y no cocinar, explica Salvador Quirós, y atrae tanto a las personas mayores que no quieren cocinar… como a jóvenes que no saben por dónde se agarra una sartén. Más información sobre A Fuego Lento aquí.

Y además…

Por qué hay que hacer un menú semanal y los trucos para que sea más fácil

Aquí otra opción para disfrutar de los bares y restaurantes sin que «le duela a tu cartera»:

La guía de los bares buenos y baratos de la provincia de Cádiz (edición 2023)

Y aquí una guía de otros sitios que suelen tener buen menú del día…las ventas:

Guía de Ventas de la provincia de Cádiz 2023 ordenada por ciudades