Leo Griffioen abrirá en unas semanas Sofrito. Las patatas se recubrirán de guisos tradicionales y convivirán con otras especialidades holandesas.

 

En el calle San Francisco, en lo que eran antes la tienda Casa Duran, se abrieron hace algunos años dos negocios de hostelería. En primer lugar, en la parte delantera del local, un despacho de patatas fritas para llevar, al estilo de los Países Bajos, llamado Frityes. Posteriormente, en la parte trasera, se abrió el restaurante Cubagua. Ambos cerraron, y fue el cocinero Leo Griffioen quien se hizo cargo de este céntrico espacio.

Hasta ahora solo había utilizado la parte interior, es decir, la del restaurante, para trasladar el bib gourmand Contraseña, que abandonaba así la plaza de la Candelaria. En el local que deja, por cierto, irá un proyecto prometedor, el del cocinero Juan Viú.

Ya con Contraseña abierta en la calle San Francisco, quedaba por dar nuevo uso a lo que había sido el despacho de patatas fritas, que dentro de unas semanas (la fecha está aún por determinar) reabrirá bajo el nombre de Sofrito.

Volverán las patatas fritas, aunque con el toque de este cocinero, que tiene una estrella Michelin en su restaurante Código de Barras (ubicado también en Cádiz y también en la calle San Francisco). Además, estas patatas se podrían recubrir con guisos como el rabo de toro, el pollo al curry… y también se podrán probar algunas especialidades holandesas, país de origen del cocinero. Habrá, por ejemplo, croquetas, más grandes que las que acostumbran a verse por aquí, o frikandel, una especie de salchicha.

La idea es que se venda principalmente para llevar, porque el espacio no es muy amplio.

Más información sobre Contraseña, aquí. 

Más sobre Código de Barra aquí.

…Y además