La hamburguesería de Juan Ruiz Henestrosa ofrece un inédito menú con hamburguesas y bocadillos con mucha personalidad

 

Una de las hamburguesas estrella de la casa lleva carne de ternera, pan tipo brioche del horno de Artesa de Arcos, untado con mantequilla, queso Gorgonzola (típico de Italia), mermelada de arándanos, cebolla morada y tomate de Rota. El bocadillo sale por 8 euros. La cosa no la puedes acompañar solo con un refresco o una espumosa cerveza. En la carta se propone tomarlo, si apetece, con uno de los vinos más singulares de la aplaudida bodega de Luis Pérez de Jerez: Muelle de Olaso, un blanco elaborado con uva palomino la típica de los vinos de la Denominación de Origen Jerez.

Little John es un sitio singular, porque también lo es el alma del proyecto, Juan Ruiz Henestrosa, uno de los expertos en vino más valorados ahora mismo en Europa y hasta hace unos meses director de sala de Aponiente, 3 Estrellas Michelín y probablemente uno de los restaurantes más revolucionarios que han surgido con posterioridad al El Bulli.

Juan Ruiz Henestrosa celebra la apertura de su establecimiento. Foto: Cedida por Little John

Juan Ruiz Henestrosa señala que «no terminaba de decidir el día de apertura. Pero vi que todo estaba ya casi listo, convoque a mi familia el lunes por la noche para probar el menú…les gustó y llamé a los responsables de la web para que abrieran las reservas. Hoy miércoles al mediodía ya hemos estado operativos».

En principio a Little John se acude con reservas, «porque así podemos atender mejor a los clientes. Trabajamos con productos frescos, comprados a diario y así podemos hacer mejor las previsiones». No hay teléfono, se reserva a través de la web littlejohnburgers.com donde puede verse también la carta completa, tanto de comidas (bocadillos, ensaladas y alguna sorpresa más) como de vinos, todo un ejercicio de imaginación.

En la hamburguesería, que tiene un toque de restaurante rústico americano hay como tres ambientes: el salón, que recuerda a un «dinner», el típico restaurante de las películas americanas con los bancos largos, el callejón, que recrea como una calle americana en la que no falta incluso una antigua camioneta que sirve como zona de servicio para los camareros, y la terraza, la zona más en contacto con la calle. El estilo, dibujado por la firma Kasa Rústica de El Puerto de Santa María, es muy personal y aunque tiene toques yankis, también guarda algunos guiños andaluces como los azulejos de las paredes.

Se puede reservar desde las dos de la tarde hasta las once de la noche, en intervalos de hora y media. La cocina no cierra el mediodía y hay mesas con distintas capacidades.

Ruiz Henestrosa no afronta solo «su sueño» , como definió el proyecto cuando lo puso en marcha (leer reportaje aquí) sino con otros dos empresarios de Rota, que también han destacado por su espíritu innovador, Victor Nieto e Ignacio Lobato, los que regentan el Utopía, otro local con personalidad situado a pocos metros de Little John.

Para realizar la original carta de Little John, Ruiz Henestrosa ha recurrido a su amigo Curro Noriega, el fundador de Besana Tapas, un original bar de cocina innovadora situado en Utrera.

El equipo de Little John. Foto: Cedida por el establecimiento

Juan señala que Curro nos ha traido «un punto de vista crítico, sincero y profesional. Podríamos llamarle nuestro asesor gastronómico pero es algo más: un amigo que ha terminado de dar sentido a esta locura. Ha entendido la idea de cocina de LittleJohn, aquí se come rico y se cocina como en casa de nuestra abuela».

En lo gastronómico hay que destacar que no estamos ante un sitio para carteras «gordas». El precio de las hamburgueas está entre los 8 y los 9 euros, excepto una de esas gigantescas, con doble de todo que se va hasta los 15. Hay hasta 9 en la carta. Además de las de tenera, algunas con ingredientes poco habituales, hay una para vegetarianos, otra de pollo y una tercera de gambas que se aliña con una salsa del jugo de sus cabezas.

El apartado de los «shangüi» contiene versiones de los clásicos como el Club, con una mayonesa condimentada por ellos mismos, un bocadillo de carrilleras de ternera, un sandwich cubano hecho con cochinillo a baja temperatura y un original perrito caliente.

En el apartado de platos para empezar el papeo no faltan las alitas de pollo, las tiras de pollo empanado, unos aros de cebolla (4,5 euros) o unas patatas fritas con bacon y una salsa de queso Cheddar. Especialmente «provocativos» son los nachos con huevos fritos y luego «gratinados con selección de quesos, guacamole y verduras de Rota» (8 euros sale la cosa)

No falta tampoco el arroz «Shorty» la versión roteña del arroz tres delicias o las costillas a la barbacoa, otro clásico de estos locales de cocina americana. Las ensaladas también se apartan de la típica de tomate y lechuga. Versionan clásicos como la alemana o la Cesar, y se puede tomar otra original propuseta con peras confitadas, queso Gorgonzola, reducción de Tintilla y frutos secos.

Un antiguo camión sirve como barra para los camareros. Foto: Cedida por Little John.

Los platos se pueden acompañar de patatas fritas, hechas por ellos, nada de congelati y boniatos fritos, una propuesta también muy típica de los restaurantes americanos.

En cuanto a la carta de vinos, algunos se pueden tomar por copas, aunque la mayoría va por botellas. Habrá también una pizarra en la que se propondán por copas algunos vinos diferentes cada día. Se nota que Ruiz Henestrosa está detrás y seguro que muchos clientes acudirán también al local para probar las singulares combinaciones que propone. Hay vinos blancos, «rosas» y «rojos», especifica la carta huyendo de las nomenclaturas habituales. Littel John, ya anuncia que será una carta cambiante, al igual que en lo gastronómico donde habrá también fuera de carta «que llevarán a veces a la cocina de las abuelas».

Para terminar no puede faltar el típico brownie o la tarta de queso.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Little John, aquí

Aquí la guía gastronómica de Rota

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome