El establecimiento de Silvio González goza de gran popularidad gracias a la calidad y variedad de sus más de cien de bocatas diferentes. En una semana de verano pueden vender entre 600 y 800 ejemplares.

Ofrecemos la lista completa (con fotos) de todos los bocadillos

 

Ciento cinco bocadillos diferentes en dos décadas. Y el listado amenaza con continuar creciendo. No en vano, son pocos los conileños y visitantes habituales de la zona que no conocen las especialidades metidas en pan del Autoservicio Atalaya, un híbrido entre tienda de desavío y gourmet que se ha convertido en todo un paraíso bocadillista. Su artífice es Silvio González, un cortador profesional de jamón de mente inquieta que comenzó ideando bocadillos para los trabajadores de las inmediaciones de su establecimiento. González, que se reconoce como «enormemente creativo», nunca quiso servir en su negocio «bocadillos sin alma». «Siempre ando dándole vueltas a la cabeza. Inventando nuevas combinaciones y buscando nombres con los que bautizar a mis bocatas que lleven una historia detrás», relata el propietario-gerente de Atalaya, que forma tándem empresarial con su encargada Carmen Bermúdez.

Atalaya y Silvio González llevan veinte años creando bocatas para conileños y visitantes. Foto cedida por el establecimiento

Atalaya y Silvio González llevan veinte años creando bocatas para conileños y visitantes. Foto cedida por el establecimiento

 

Así una de sus creaciones ‘estrella’ proviene de la aceptación de sus propios desayunos entre los clientes del local. «Dame uno como el tuyo, me decían los currantes en los primeros años cuando me veían comer». De esta forma nació ‘De los míos’, elaborado con cabezuelo de lomo, queso fundido y, como no, la seña de identidad de la casa: aceite de oliva virgen extra y tomate de Conil. Todo sobre una base de pan artesanal de fermentación lenta. «Todos nuestros bocadillos llevan estos tres ingredientes inconfundibles que les dan mucha calidad», puntualiza González. ‘De los míos’ rivaliza en demanda con el ‘Ibérico Italiano’ que, en lugar de cabecero contiene jamón ibérico cortado a cuchillo por el propio Silvio y un toque de orégano. «También funcionan muy bien los clásicos metidos en pan como el bocata de chicharrones y el de jamón, de distintos precios y calidad ya que tenemos para todos los bolsillos, al corte»

El queso y el jamón serrano tienen un fuerte protagonismo en estas elaboraciones. Foto cedida

El queso y el jamón serrano tienen un fuerte protagonismo en estas elaboraciones. Foto cedida

 

En lo que a propuestas originales se refiere, la oferta de Atalaya está bien servida. Destacan en esta línea el ‘Mondragón’ con anchoas, cebolla, pepinillos y tomate, el ‘Gloria Bendita’ preparado con queso Payoyo, chicharrones, alioli y pimentón o el San George donde el lomo adobado, el queso emborrao y el orégano son los protagonistas. «Además del jamón, los buenos quesos también tienen una importante presencia en nuestras creaciones», manifiesta González quien añade que, en una semana de verano, el establecimiento puede preparar entre 600 y 800 bocadillos. En este sentido, el propietario de Autoservicio Atalaya promete seguir ampliando su surtido de creaciones. Aunque sus nuevas propuestas tardarán algún tiempo en materializarse.

Mientras, González y Bermúdez trabajan codo con codo en dar cabida a productos gourmets atractivos en su tienda. Además, Atalaya ofrece cursos de corte de jamón así como servicios de corte y preparación de tablas de quesos para eventos.

Aquí todos los bocadillos de Atalaya

Foto cedida

Foto cedida

Foto cedida

Más sobre Autoservicio Atalaya, aquí.

Y además…

Los 15 bocadillos para desayunar más aplaudidos de la provincia de Cádiz

Seis enamoramientos desayunistas en Conil

Y aquí un video sobre el «Africano» uno de los bocadillos más famosos de la provincia: