Bocinegro de Conil combina un helado de mango y jengibre con una semimojama de atún, un tartar o un surtido de crudos.

 

El Tabanco Marino Bocinegro de Conil está dejando helado al atún, que combina con sorbetes hechos expresamente para el establecimiento.

Lo explica Rocío Fernández, la jefa de cocina. Uno de los platos que elaboran esta temporada es una ensalada de brotes con aguacate, tomates cherry y pipas de calabaza, con una semimojama que elabora ella misma a partir del lomo bajo del atún proporcionado por Productos de la Pesca. Esta semimojama está aderezada con vinagreta de higos, y el toque final de la ensalada se lo da la fruta de temporada (actualmente nectarinas) y un sorbete elaborado también con fruta del tiempo; ahora lo están elaborando con mango y jengibre. El helado lo hace ex profeso para el establecimiento una empresa artesanal chiclanera, Inga Sancho.

El sorbete aporta a la ensalada el contraste entre el atún y la frescura de la fruta helada, además de cremosidad, explica la cocinera. El plato sorprende a los clientes, y no es el único salado que incorpora el sorbete: por ejemplo, también refresca con él el tartar de atún. Además, va en el postre ‘Mojito limón’. En este caso, se trata de un sorbete de lima limón y hierbabuena que acompaña a un melón encurtido, y que está resultando todo un éxito este verano.

Con respecto a los precios, la ensalada de semimojama cuesta 12,50 euros, el tartar de atún rojo 18 y el postre, 5 euros.

Más información sobre este establecimiento, aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano