Los hosteleros Jesús Recio y Tamara Cansino, los de Sonámbulo, deciden dejar su proyecto de la plaza Candelaria para poner en marcha una casa rural en Asturias, con lo que buscan una vida más sosegada. El restaurante de Cádiz seguirá abierto y con el mismo nombre con la gestión de una una nueva empresa

 

No todo el mundo busca el desarrollo profesional o tener bien gorda la cartera, hay personas que lo que buscan, prioritariamente es ser felices, llevar una vida que les guste y eso es lo que ha llevado a los conocidos hosteleros gaditanos Jesús Recio y Tamara Cansino a tomar una decisión dificil: la de abandonar el restaurante que, con bastante éxito, gestionan en cádiz, Sonámbulo, para marcharse a Asturias donde se van a a quedar a vivir para preparar con tranquilidad el proyecto que lleva pasando por sus mentes muchos años, el de poner en marcha una pequeña casa rural que les permite vivir pero también disfrutar de la vida y de su familia.

Ambos han redactado una carta en la que narran porque han decidido dejar su restaurante desde el próximo 31 de agosto. De todos modos este no cerrará. Otra empresa se hará cargo de él desde el uno de septiembre, manteniendo el nombre, el personal y también el estilo del establecimiento, aunque logicamente habrá algunos cambios.  Esta es el texto de la carta:

«Amigos, que nos vamos. Que sí, que no es broma, que hemos tirado del freno de mano, y hemos girado el volante. Hacemos las maletas del niño y nosotros nos vamos con lo puesto. Hemos llenado el tanque de gasolina, comeremos en Extremadura y pararemos a dormir en Salamanca, que al niño le vienen bien los descansillos y Asturies está lejos para hacerlo de un tirón».

«Estamos en uno de esos momentos en los que lo que más nos importa es el aquí y ahora. Ambos buscamos reencontrarnos con una manera de vivir más pausada, sin prisas, para saborear el camino que estamos recorriendo como familia & equipo. Nosotros teníamos un plan trazado, 10 años intensos en Sonámbulo, justo los que teníamos de contrato de alquiler, ahorrar, viajar mucho por el norte, ver dónde ubicarnos, por dónde se mueve la gente y poner un Hotelito Rural. Seis o siete habitaciones, no pedíamos más, de esas en las que no se pide el wifi. Crear un hogar de vacaciones, donde la gente se sienta como en casa, siguiendo la linea de nuestros proyectos anteriores, con un trato cercano, y donde el desayuno sea distinto diariamente, contando con
productos ecológicos o del entorno. Que el sonido que lo envuelva sea el de los pájaros y las ventanas se llenen de gotitas de agua de lluvia, mientras prende la chimenea del salón».

«La situación que se ha planteado a nivel mundial, y el año tan intenso que hemos vivido en todos los sentidos, nos ha hecho replantearnos las cosas, nuestro día a día y el ritmo que llevamos. La vida no te espera, las cosas siguen rodando pese a todo, y teniendo en cuenta lo vivido, nos hemos preguntado lo siguiente: para qué vamos a esperar a terminar un plan, para dar el siguiente paso?. La idea nos rondaba la cabeza desde Vejer, pero teníamos claro que debíamos seguir al mismo ritmo unos años más para poder conseguirlo. Actualmente (y por desgracia) hay muchos negocios que se han visto obligados a cerrar, y tenemos un par de proyectos en Asturias
a los que les hemos echado el ojo. El plan se ha acelerado, como casi todos los planes para muchos sectores. Lo que el mundo y la sociedad tenía planteado que sucediera en medio-largo, se está haciendo a corto&medio plazo. Queremos cerrar esta etapa, trasladarnos allí y estudiar la viabilidad en el sitio. Mientras que lo ponemos en marcha, habrá que trabajar y formarse, por supuesto, y tenemos toda la energía del mundo para ello. Estamos muy contentos por lo conseguido, con los amigos que nos llevamos de entre las mesas y la familia que hemos creado desde dentro. Por todas las cosas vividas detrás de la gran ventana de la mesa uno, por la que ha entrado toda la luz que desprende este rinconcito del sur, al que nunca dejaremos de agradecer que nos concediera todos y cada uno de nuestros deseos. Así que lo decimos, como siempre, que Sonámbulo cambia de Capitanes, que
se queda con una familia maravillosa, cargada de energía y nuevas ideas, y que mantiene a los marineros, que se quedan con sentimientos encontrados porque nos quieren mucho, como nosotros a ellos, y no quieren que nos marchemos, pero a su vez ilusionados y tranquilos por la serenidad que les aportan los nuevos capitanes».

«Nos despedimos felices, y satisfechos, saboreando el camino recorrido y con ganas de empezar y seguir creciendo. El Restaurante seguirá siendo Sonámbulo, para las personas que caminan mientras duermen, y para todas aquellas personas, que quieran empezar a caminar. Gracias a todos por darnos esta gran oportunidad, y por encargaros de que haya merecido tanto la pena».

Jesús Recio es uno de los alumnos aventajados de la Escuela de Hostelería de Cádiz. Conoció a Tamara Cansino, familia de la famosa cocinera Encarnación Cansino, cuando ambos trabajaban juntos en el grupo Arsenio Manila. Pusieron su primer negocio juntos en Vejer en el año 2013, Valvatida, donde inventaron conceptos como la «cocina vejertariana» y dieron cabida a lo que se podría llamar la nueva cocina rural a la que han dado vida estos dos hosteleros, él en los fogones y Tamara atendiendo al público y con «los numeritos».

Tamara Cansino y Jesús Recio en su primer negocio juntos, Valvatida, en Vejer. Foto: Cosasdecome

En el año 2017 decidieron trasladarse a Cádiz donde pusieron en marcha «Sonámbulo» en la plaza de Candelaria un original establecimiento donde han seguido desarrollando con éxito esta neo cocina rural que tanto éxito ha dado al sitio. De hecho Michelín ya se fijo en ellos en el año 2020 y los incluyó como sitio recomendo en su guía.

También son uno de los sitios más recomendados por los lectores de Cosasdecome y salen en la lista «San Jacobo» de los sitios más aplauidos por los tapatólogos.

Por el momento no hacen público el nombre de los nuevos empresarios que se ocuparán de la gestión el 1 de septiembre «aunque señalan que son personas que conocen a la perfección el sector y el restaurante.

El comedor de Sonámbulo. Foto: Cedida por el establecimiento.

¿Quieres saber como se come en Sonámbulo? Aquí te lo contamos.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz