Jesús Palma diversifica su oferta con una carta de tapas que se pueden tomar en cualquier parte del restaurante de la calle Javier de Burgos

 

El restaurante de Jesús Palma, Tempus Fugit estrena carta de tapas. Tras tres meses en su nueva ubicación en Javier de Burgos en el casco histórico de Cádiz, están adaptándose a la demanda de los clientes, por eso han transformado alguna de sus elaboraciones. Con esta fórmula, los comensales podrán degustar en una visita los diferentes platos ideados por Palma.

Ahora la carta comienza con un apartado de tapas, algunas inspiradas en algunos platos convertidos ya en clásicos del restaurante. Muchas de estas tapas son de un bocado y se pueden comer con los dedos, como la Empanadilla de gambones, setas, tomate concasé y parmesano, el Brioche de chipirones al wok, pesto rojo y portobello o Profiteroles de pimiento asado relleno de carrillada ibérica encominada y mermelada de pimientos. Las tapas tienen un precio medio entre 4,50 y 5 euros.  También estrenan platitos para compartir, como la Corvina frita a la cantonesa y la Brandada de bacalao con curry rojo thai y piquillo parrilla.

Por ahora, las tapas se pueden tomar en cualquier mesa de Tempus Fugit, tanto en las altas como en las bajas. En un futuro seguirán acondicionando el establecimiento, convirtiendo parte del espacio que ahora no se utiliza, en el comedor.

Jesús Palma comenzó con Tempus Fugit en 2018. El local se ubicaba en la calle Almirante Vierna (donde ahora está El Nido, aquí más información) para mudarse al casco histórico cinco años más tarde. La filosofía de cocina sigue siendo la misma, innovadora con un buen ensamblaje de sabores bajo el lema «Con la comida sí se juega».

Todo sobre el restaurante Tempus Fugit, aquí.