La bodega Fernando de Castilla de Jerez presenta la nueva edición de su fino en rama en la que estrena presentación y proceso de elaboración buscando la excelencia

 

Se ponen a la venta tan solo 3.600 botellas de 0,75 litros, la típica de los jereces. El vino está seleccionado de botas que contienen el famoso fino «antique» de la casa y el clasic. Saldrá cada año por primavera, en una sola saca anual y la idea es colocarlo como una referencia en este mundo de los vinos «salvajes» que tanto está gustando ahora a los aficionados, vinos de calidad que se embotellan directamente de la bota sin pasar por procesos químicos que eliminen «la turbidez», las pequeñas partículas que quedan en el líquido y que también dan sabor al producto.

La bodega Fernando de Castilla, una de las más prestigiosas de la ciudad y muy encastrada en la categoría de vinos de calidad, presentó este jueves en sus instalaciones de la calle Jardinillo lo que ha llamado su fino en rama «2.0», una nueva apuesta de la firma por situarse en la gama alta del mercado con sus productos, un área en la que fue pionera ya que hace dos décadas ya lanzó vinos en rama con su reconocida gama «Antique» unos jereces que llamaron la atención en su día porque abandonaron la habitual botella jerezana que se sustituyó por un cristal transparente que permitía ver el atractivo color de los jereces.

La bodega apuesta ahora con fuerza por el fino en rama. Así lo presenta con una etiqueta diseñada por Hugo Zapata, toda una referencia en el mundo de los vinos. Esta hace referencia al patio de la bodega, adornado con flores y «donde se hacen fotos todos los que nos visitan».

Así es la botella del fino en rama. Foto: Cedida por la bodega

Jan Pettersen, el propietario de la bodega, un noruego «de Jerez» como se define y el director comercial de la firma, Fernando Romero, presentaron el nuevo vino en un acto que calificaron como «la antesala de la feria de Jerez».

Ambos destacaron que «nos encontramos ante un vino gastronómico, perfecto para comer» y para demostrarlo acompañaron las copas con unas tapas como un jamón ibérico de bellota de la también jerezana Montesierra y unos aperitivos realizados con atún rojo de almadraba que preparó el restaurante Cooking Almadraba de Conil, especializado en la cocina de los túnidos y perteneciente a la firma Petaca Chico, dedicada al atún rojo. El tercer invitado fueron los picos de la famosa panadería Obando de Utrera.

El vino estará disponible en la web de la bodega en los próximos días a un precio de 18,90 euros.

Ian Pettersen, en el centro de la foto y junto a la directora de Marketing de Montesierra, Loreto Martín, brindan con el nuevo vino acompañados por Fran García, sumiller de Cooking Almadraba y Fernando Romero, director comercial de la bodega Fernando de Castilla. Foto: Cosasdecome