El restaurante, que cumple su primer año de vida elabora platos originales y tiene una extensa carta de vinos nacionales e internacionales.

 

Tras cumplir recientemente su primer año de vida, el restaurante roteño Kammala afronta su segundo verano con una nueva carta. Hasta ahora, el objetivo ha sido dar a conocer lo que ellos denominan la “experiencia Kammala” entre el heterogéneo público local, sumado a los visitantes de las localidades cercanas y de fuera de la provincia que llegan a la Villa sobre todo en los meses estivales. «El resultado no ha podido ser más satisfactorio», explica para Juan Antonio Díaz Moscoso, propietario de este negocio enclavado en el número 3 de la calle Jacinto Benavente.  Destaca la labor de su equipo, tanto en los fogones como en sala para sumar a su cocina creativa «un producto de primera, que se selecciona concienzudamente tanto en el mercado local, como nacional e internacional. Lo redondea todo una atención personalizada y exquisita al comensal, que se siente como en casa desde el momento en que entra al restaurante».

De esta manera, en Kammala saben que ahora llega lo más difícil, consolidarse y seguir dando pasos para continuar con esa línea ascendente, y lo hace con una carta de verano en la que se mantienen algunos de los platos que han cautivado al público desde sus inicios –gyozas de presa de bellota, los tres cerditos, cochinillo lechal en dos cocciones, por citar solo tres–; se amplían las referencias de otros, como el atún rojo de almadraba (ahora, además de tarantelo se ofrecerá toro de atún y descargamento); y, como no, llegan otros nuevos.

Corvina salvaje del Estrecho con velouté de pollo, escarola al ajillo y polvo de avellana garrapiñada. Fotos cedidas

Así, se incorpora un tiradito de gamba blanca con aguachile verde, choclo frito, shichimi tougarashi, foie y aire de coco, un plato muy fresco, ideal para estos meses de estío; siguiendo con el pescado, la nueva carta también incorpora un bacalao premium ahumado con puré robuchon, romero quemado y puerro cítrico, así como corvina salvaje del Estrecho con velouté de pollo, escarola al ajillo y polvo de avellana garrapiñada. Junto a estos continúan dos de las incorporaciones de la pasada carta de invierno: el pulpo al carbón con salsa huancaína y anticucho de berenjena y los corrales de Rota con pescado de escama.

En cuanto a las carnes, siguen primando las de cordero lechal, cerdo ibérico y una selección de las mejores de vacuno premium, que pueden terminarse de cocinar en mesa en parrilla japonesa. «Los amantes de las verduras encontrarán además lo mejor de la huerta roteña, presentadas en ensaladas o cocinadas al carbón de madera de marabú, ahumadas con tomillo y romero», explican.

Chocolate en texturas. Foto cedida.

Y para maridar cualquiera de estos platos la carta de vinos «sigue siendo de las más completas y extensas de la provincia, con más de 80 referencias nacionales e internacionales». En Kammala denominan a los postres el quinto elemento, y también aquí hay novedades. A la manzana crumble, todo un clásico ya del restaurante, se unen otros como el chocolate en texturas, la tarta de queso Kammala, tartar de fresa y cítrico Kammala.

Desde el 1 de julio, el horario de Kammala también se amplía de 13:00 a 23:30 horas ininterrumpidamente, con horario de cocina de 13:00 a 16:00 y de 19:30 a 23:30 de martes a domingo.

Teléfono y mas datos sobre el establecimiento aquí. 

Y aquí, la Guía Gastronómica de Rota.

https://carnicaselalcazar.es/es/?utm_source=blog&utm_medium=Gif&utm_campaign=Verano&utm_id=CosasdeCome