La bodega explica que el vino, «una manzanilla con alma de blanco que tiene como punto de partida el vino Ás de Mirabrás añada 2019», es un proyecto «único e irrepetible». Es de crianza biológica, pero a diferencia de las tradicionales, no se ha seguido el sistema de criaderas y soleras.

Bodegas Barbadillo lanza al mercado Ás Sumatorio, «una manzanilla muy especial criada en añada, por lo que no se ha seguido el sistema de criaderas y soleras tan tradicional en la región». La base elegida para esta experimentación, explica la casa sanluqueña, han sido diez botas de vino blanco ÁS de Mirabrás de 2019, resultante de la fermentación por separado de viejas viñas de los pagos de Miraflores, Añina, Macharnudo, Campix y Santa Lucía.

Estas vasijas fueron colocadas en la bodega de la Arboledilla y, «durante tres años, han sido tratadas con especial cariño por los responsables de producción de la empresa. La actual propuesta es el resultado de la suma de cinco de estas diez botas y llega al mercado “en rama”, embotellada directamente de la criadera a la solera».

Barbadillo quiere aunar así tradición e innovación. Esta manzanilla joven es «resultado de la experimentación con las añadas de crianza biológica en el Marco de Jerez. Es una vía de desarrollo de vinos interesantes muy novedosos en la zona». Se trata, explica, de un vino de crianza estática en el que el velo de flor ha hecho un trabajo liviano, aportando complejidad aromática y “afilamiento” en boca, pero sin llegar a los estándares conocidos de una crianza biológica en criaderas y soleras.

Es un vino de añada no certificada. En cambio, las cosechas 2020 y 2021 que actualmente continúan sus crianzas en la misma bodega de La Arboledilla, sí han sido lacradas por el Consejo Regulador, siguiendo los requisitos establecidos actualmente por el ente certificador para que las etiquetas puedan lucir el año de la vendimia única utilizada en su producción.

En la bodega catedral de La Arboledilla se encontraban diez botas, de las cuales se han utilizado cinco. Esta manzanilla es un proyecto singular surgido de la experimentación, y el resultado obtenido ha ayudado a tomar decisiones sobre las añadas posteriores.
Es «una manzanilla con alma de blanco» que, a juicio de Armando Guerra, responsable división Alta Enología de Bodegas Barbadillo: “Complementa a los vinos tradicionales y permite conectar con nuevos consumidores”. Y añade “Ás de Mirabrás 2019 nos pareció un vino fantástico sobre el que construir el argumento de crianza biológica estática en Barbadillo”.

Por su parte, Luis Gutiérrez (The Wine Advocate) en su reciente visita al Marco y al probar este vino, comentó: “Ás Sumatorio tiene un fuerte aroma herbal y cítrico y un paladar salino. Creo que es una nueva tendencia a elaborar vinos más frescos y jóvenes. Dentro de este estilo es magnífico”, explica  Barbadillo.

El vino está disponible por un precio de 35 euros en la web de Barbadillo.

Más información sobre Bodegas Barbadillo aquí. 

Pinche aquí para saber más.
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz