El restaurante La Piedra de Jerez remodela varios de sus salones para servir en ellos una nueva carta centrada en platos y medias raciones para compartir

 

La idea es que los comensales vayan compartiendo todos los platos que llegan a la mesa, que todos se puedan poner al centro y se pueda picar de ellos. Alejandro Vega, gerente del restaurante La Piedra lo resume graficamente: “Lo que hemos hechos es poner al servicio del cliente la fórmula que a nosotros nos gusta, eso de sentarnos a compartir con los amigos los platos de una manera distendida. Son platos sencillos, pero que gustan siempre, sabores con los que nos gusta reencontrarnos, materia prima buena y bien hecha”.

El establecimiento ha remodelado la zona de barra y dos de sus salones. Los trabajos han sido dirigidos por Christian Harhoff, un interiorista que tiene bastantes obras en Jerez, la última de ellas el restaurante A Mar, en pleno centro.

En uno de los salones han recuperado las mesas con bancos corridos que había en el antiguo mesón La Piedra, que era propiedad de la familia. En esta zona, donde las mesas tienen capacidad para cuatro personas, será donde se desarrollen las catas maridades que quiere llevar a cabo el establecimiento en los próximos meses y que comenzaron la pasada semana con una dedicada a las cervezas 15 & 30

Lindando con esta hay un segundo salón en el que hay mesas altas y bajas. La barra, en forma de u también cuenta con nuevas mesas altas alrrededor para que tapear sea más cómodo. Sigue igual el comedor del restaurante, con su zona acristalada y situado junto a un jardin. Este seguirá también con su carta habitual.

Aspecto de la nueva zona de tapeo del restaurante La Piedra. Foto: Cosasdecome

Aspecto de la nueva zona de tapeo del restaurante La Piedra. Foto: Cosasdecome

Pero el cambio no es tan sólo estético, sino que viene acompañado de una carta específica para esta zona. Son medias y raciones todas orientadas a que se puedan compartir. Se mantiene el gran clásico del establecimiento su jamón ibérico de bellota (9,90 la media ración) y los chicharrones elaborados por el mismo establecimiento (4,90)

El atún está presente en varios platos. Una ventresca se sirve con un aliño de patatas y la parte de la costilla, cocida por ellos mismos acompaña en una ensalada a unos tacos de tomate y de aguacate, acompañados con cebolla, varios tipos de lechugas y una mayonesa aromatizada con vino oloroso.

Hay también tartar de atún rojo (14,90) y un tataki. Hay también una amplia presencia de frituras con chocos, croquetas, buñuelos de bacalao, berenjenas o gallo al limón y se sirve un revuelto de bacalao al estilo portugués. De todos modos el revuelto que está gustando más es el de colitas de cigalas, peladas y hechas al ajillo y que se saltean con un par de huevos fritos y unas patatas pochadas que recuerdan a las que se les ponen a las tortillas.

Las cigalas al ajillo con huevos rotos. Foto: Cosasdecome

Las cigalas al ajillo con huevos rotos. Foto: Cosasdecome

Hay también guisos del día y para acompañar estos platos el restaurante ha “fichado” un pan de los buenos para mojar, las bobas que realiza el horno Artesa de Arcos.

En el apartado de pescados abundan los clásicos: langostinos de Sanlúcar (18 euros la ración de 200 gramos), gambas blancas de Huelva (mismo precio), carabineros a la plancha, una corvina a la marinera o un pargo de Conil a la roteña. En ambos casos el pescado se sirve en filetes, limpio y sin espinas.

En el apartado carnivoro hay carne ibérica y también se ofrece una parrillada de carne argentina (27,90) o una picaña, un trozo de carne que se sirve cocinado a la sal y que se filetea, una vez hecho, ante el cliente. Lo sirven acompañado con patatas fritas.

Picaña a la sal. Foto: Cosasdecome.

Picaña a la sal. Foto: Cosasdecome.

Algunas incursiones en la caza como unas filetes de gama servidos en tataki. Alejandro señala que la carne de la hembra del gamo es mucho mejor que la del gamo, de ahí que sea la que pongan. También sirven unos filetes de cierva empanados y acompañados de una crema de queso de cabra payoya.

En el terreno de la caza también un arroz con perdices (13,50 por persona) y servido para un mínimo de dos.

También tienen postres propios  como tocino de cielo, una tarta de chocolate y galletas o un carpaccio de piña natural servido con azúcar de caña y brandy de Jerez como aderezo.

La idea del establecimiento es cambiar esta carta por temporadas y tener también un apartado de sugerencias.

Horarios, localización, teléfono y más datos del restaurante La Piedra, aquí.