Los cocineros Diego Medina del catering La Mina de Arcos y Sandro Gil del Mesón El Tabanco de El Bosque ganan el concurso al mejor cocinero de la Sierra de Cádiz con platos que utilizan ingredientes locales como el pollo de campo o las truchas

 

“La idea la encontré en un recetario manuscrito que guardo en casa con recetas del siglo XIX. Están escritas a mano y son auténticas joyas” señala el cocinero Diego Medina Oca. A sus 58 años, 44 de ellos dedicados a la profesión de cocinero, acaba de obtener el primer premio del concurso de cocina “Chef de la Sierra de Cádiz”. Ha logrado el galardón en la categoría de platos tradicionales. Al certamén presentó un paté elaborado con pollo de campo. Para que la cosa tuviera más sustancia añadió a la masa del paté, huevos también de campo, y los higaditos del animal. Para rematar la faena su plato llevaba por encima una mermelada de verduras. Nada de triturarlas, iban por encima del paté partidas en daditos y confitadas en un almibar de agua y azúcar.

El paté de pollo de corral realizado por el cocinero Diego Medina del Catering La Mina de Arcos. El plato logró el primer premio de cocina tradicional. Foto: Cosasdecome

El paté de pollo de corral realizado por el cocinero Diego Medina del Catering La Mina de Arcos. El plato logró el primer premio de cocina tradicional. Foto: Cosasdecome

Diego, formado en la escuela de hostelería de San Roque, es un cocinero muy conocido en la Sierra de Cádiz sobre todo por la época en la que regentó el restaurante La Fonda de Arcos que mantuvo abierto durante 14 años y donde ganó varios premios por sus creaciones. Desde hace dos años regenta el catering “La Mina”, un salón de celebraciones situado al pie de la carretera que conduce desde la autovía de la Sierra hasta la población de Arcos. De todos modos su actividad más novedosa es la de cocinero a domicilio ya que elaboran comidas en las casas de las personas que requieren sus servicios.

Diego, tras la obtención del premio se mostraba muy satisfecho y señalaba que su plato lo tendrá entre los que ofrezca para su servicio de catering. No menos contento se mostraba el cocinero Sandro Gil del Mesón El Tabanco de Arcos, una empresa familiar que comenzaron sus padres y que ahora sigue bajo la dirección de él y su hermano Antonio. Sandro logró ayer el galardón al mejor cocinero innovador, un galardón que obtiene por segundo año consecutivo en el certamen. El premio fue para su plato “Nuestras raíces” un homenaje a la trucha de El Bosque, un producto que en estos momentos no se puede disfrutar porque la famosa piscifactoría de la ciudad cerró hace unos tres meses, según relata el cocinero. “Mi plato es también una petición para que esta industria tan característica de la ciudad vuelva a abrir”, señaló tras la entrega de premios.

El plato consistía en un guiso de truchas con jamón, un plato tradicional con este producto, que se “camuflaba” dentro de un tuétano de ternera, que le aporta también su personalidad. La presntación era muy llamativa y se coronaba con una especie de peineta elaborada con queso de oveja de la Sierra de Cádiz y huevas de trucha salazonadas.

El plato de trucha con jamón del cocinero Sandro Gil del Mesón El Tabanco de El Bosque. Obtuvo el premio de cocina innovadora. Foto: Cosasdecome

El plato de trucha con jamón del cocinero Sandro Gil del Mesón El Tabanco de El Bosque. Obtuvo el premio de cocina innovadora. Foto: Cosasdecome

Gil, con 35 años es uno de los líderes más destacados de la nueva generación de cocineros de la Sierra de Cádiz. Algunos de ellos estuvieron también ayer en la final del concurso que reunió a 6 profesionales de la zona y que tuvo lugar en la Hacienda El Rosalejo de Villamartín, un hotel de gran belleza situado en el medio del campo y que cuenta también con restaurante.

El concurso, que se celebra por segundo año, ha contado con la participación de 13 cocineros de la zona y ha servido para mostrar “músculo” de una zona gastronómica en constante crecimiento.

Durante la entrega de premios, que contó con la asistencia de más de 200 personas del sector, el organizador del concurso, el profesor de la rama de Cocina del Instituto Alminares de Arcos, Antonio Orozco, quizo rendir homenaje a la labor que se realiza en el restaurante de Jerez Universo Santi, un establecimiento, que también es escuela de hostelería, donde trabajan personas con diferentes discapacidades. Precisamente un alumno del centro, Alejandro Giménez, fue el encargado de entregar uno de los premios.

Aquí la historia y más información sobre el Mesón El Tabanco, el restaurante de Sandro Gil.

 

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome