Este exclusivo amontillado, que ha alcanzado su graduación a 18º de forma natural, pertenece a la saca de junio de 2021 de la Bota número 4.

 

Lo más habitual es que los jereces no tengan añadas, porque lo tradicional es el sistema de soleras y criaderas. Pero algunas bodegas sí lanzan algunos de estos vinos estáticos, como es el caso de las Bodegas Williams & Humbert.

Ahora acaban de comercializar el Amontillado 2011 La Duela. Este Amontillado se elabora con uva Palomino procedente de viñedos de los pagos de Añina y Carrascal. Tras la vendimia de 2011 se seleccionaron los mostos yema para la elaboración de esta añada. Tras una fermentación controlada a entre 17 y 22 grados centígrados, se procedió a la fortificación a 15,5 grados, comenzado así de forma espontánea la crianza biológica. En el caso de este Amontillado, no se ha realizado una segunda fortificación, por lo que ha alcanzado los 18 grados de forma natural, tras el agotamiento del velo de flor y el comienzo de la crianza oxidativa. Tras esta crianza estática durante diez años en botas de roble americano, se realizó en junio de 2021 una saca procedente de la Bota nº4.

El amontillado 2011 La Duela, según la descripción de la bodega, es un jerez «extremadamente fino, pura expresión de la crianza biológica llevada al máximo de su expresión conjugada con la complejidad de la crianza oxidativa. De color ámbar y aromas complejos y punzantes, este amontillado de producción limitada es seco, mineral y salino en boca, con recuerdos a frutos secos y final largo y persistente». Se puede comprar aquí y su precio es de 37,15.

Más información sobre la bodega aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano