El restaurante gaditano abre el 25 de junio. Ya se pueden hacer las reservas a través de la web.

 

El Balandro abre el día 25 de junio en la Alameda de Cádiz, y lo hace con importantes novedades que tienen como epicentro su barra, una de las más demandadas y disfrutadas de la ciudad.

Todos los cambios derivan de que las restricciones derivadas de la pandemia han hecho que la zona de bar de este restaurante haya perdido mucha capacidad. La zona de bar (que incluye la barra, las mesas altas que estaban situadas al fondo y una pequeña contrabarra) podían acoger antes a unas 80 personas. Ahora esto es imposible, porque no se respetaría la distancia social. Cuando El Balandro abra sus puertas, sólo funcionará la zona frontal de la barra,  cuatro de las seis mesas altas del fondo y la contrabarra, por lo que el aforo se reducirá a 28 personas.

Pero en El Balandro han pensado en varias alternativas para que nadie se quede más tiempo aún con las ganas de volver a probar la ensaladilla de pulpo. La primera medida será llevar la barra a casa de los clientes gracias al servicio a domicilio. Una semana después de que el restaurante empiece a funcionar habrá una versión de la carta disponible para el reparto a través de la aplicación Uber Eats. La carta de barra se ha reducido, pero que nadie se asuste que sigue habiendo mucho donde elegir: han pasado de 102 platos a 73 (entre ellos, 14 postres). Y han respetado a los clásicos, garantiza Javier Vélez.

Las otras novedades se desarrollarán en el establecimiento. Habrá reservas en barra, que se pueden hacer ya a través de la página web (aquí) y a partir del lunes 25 de junio por teléfono (es el 956220992). Además, se han establecido turnos.

Esto de los turnos, según explica Vélez, no afecta a las mesas: sólo a la barra, donde ya antes del cierre había mucha rotación. Para almorzar en la barra hay dos turnos, uno que empieza a las 13:00 horas y otro que arranca a las  14:45. Para las cenas en la barra se han establecido tres, que empiezan a las 20:00, las 21:30 y las 23:00 horas. No hace falta llegar exactamente a la hora de inicio: por ejemplo, se puede reservar el primer turno y llegar cuando apetezca, siempre que se termine antes de que empiece el siguiente turno.

«No queremos que se pierda la esencia de la barra, que no era sólo comer, sino todo lo que conlleva: la cercanía con los camareros, la gente que te encuentras… tenemos clientes que coinciden juntos cada domingo», rememora Javier Vélez con un puntito de nostalgia.

Cocina de siempre y proveedores gaditanos

«Las míticas ensaladillas de gambas, pulpo o de la abuela, el pescado de nuestro litoral, la fritura típica gaditana, los arroces, revueltos… en resumen, los clásicos de Balandro. En esta nueva etapa hemos querido apostar por la cocina de siempre, la de toda la vida, potenciando los productos de nuestra tierra». En esta nueva etapa no sólo quieren subrayar la proximidad con la tierra por medio de la comida: «Desde Grupo Vélez hemos reforzado la compra con nuestros proveedores locales. En la actualidad, el 90% de nuestros productos provienen de   proveedores locales de la provincia de Cádiz», explican.

Más información sobre el establecimiento, aquí.

El grupo Vélez, los del Balandro, empieza su desescalada