El establecimiento está situado en la calle Enólogos y basa su oferta en la calidad, con sushi hecho al momento, atún rojo y verduras de la huerta de Conil.

 

Virginia Mora-Figueroa Valdés y Bruno Asencio Soriano decidieron emprender en 2021 en un sector donde ambos tenían ya experiencia y en la localidad de nacimiento de ella. Así surgió Sakana, un restaurante abierto el pasado verano en la calle Enólogos de Conil.

Virginia hace memoria de los primeros tiempos de esta aventura. Se hicieron con el local, un bar de tapas y lo redecoraron ellos mismos. Trataron de dar calidez al espacio, que la gente se sintiera en casa cuando acudiera a comer. El establecimiento cuenta con una terraza y el interior es un espacio abierto donde predomina la madera y el verde de las plantas. Hay una mesa central alta, y el resto son mesas bajas.

Ventresca 5J, uno de los platos de atún del establecimiento.

De la cocina se encarga Bruno, que ya conocía bien la comida oriental. Sakana no es un japonés, puesto que hay platos de otras cocinas y también otros no tan exóticos, pero sí innovadores y creativos, de forma que haya una oferta que se adapte a todos los gustos.

La idea, explica Virginia, es utilizar el producto de la zona, «estos tesoros que tenemos en el mar, como el atún rojo, o la maravillosa huerta de Conil», y ofrecer una cocina fusión no encasillada. La carta no es muy larga (la puedes ver aquí) «porque queremos aportar frescura», y juegan mucho con las sugerencias. «Respetamos al máximo el producto», asegura. Todos los días acuden al Mercado y el sushi, por ejemplo, se hace al momento.

Para acompañar, una carta de vinos elaborada por una enóloga en la que se pueden encontrar vinos de variedad de denominaciones de origen.

Más información sobre este establecimiento, aquí. 

El pulpo del establecimiento conileño. Imágenes cedidas.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz