Los establecimientos de la costa jandeña empiezan a abrir sus puertas. El Campero de Barbate, el Restaurante Antonio de Zahara y La Fontanilla de Conil ya han iniciado la temporada.

 

Suelen cerrar a finales del otoño; los primeros vuelven con los Reyes Magos –es el caso del Roqueo, el «restaurante de guardia» de la zona-, y unos pocos más eligen fechas claves de finales del invierno y principios de la primavera para volver: el Día de los Enamorados, Semana Santa… poco a poco, La Janda se anima.

Estos días, tres establecimientos han abierto sus puertas en la zona. El Restaurante Antonio de Zahara de los Atunes ha regresado con pocas novedades; abre sus puertas con la misma carta (ver aquí) que tenía el pasado año, e introducirá los cambios algo más adelante, explica Alejandro Mota.

Julio Vázquez explica desde El Campero de Barbate que han arrancado con la misma carta (es esta) pero que en un mes la renovarán; mientras, han introducido algunas sugerencias como las Pochas con rape y setas, el Carpaccio de tapilla madurada, Miniensalada de marisco templada, el Camperito de ventresca (un mollete con vestresca, pimiento, chimichurri y huevos de codorniz. Es el que se puede ver en la imagen superior, cedida por el establecimiento), Mini tartar de calamar, Costilla de atún asada también está en formato tapa… explica el cocinero que este formato se está fomentando para que la gente pueda probar más cosas.

En La Fontanilla de Conil también han optado por las sugerencias mientras cambian la carta. Explica Pedro Pérez que este año han querido retomar algunos platos tradicionales. Entre las propuestas están el Rape al pan frito, los Chocos a la riojana, la Fritada de atún antigua, el Calamar relleno al estilo de Conil o una Ensalada de bacalao con fondo de tomate.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome