El barco llevará una botella de 1522 Spanish Gin por cada una de las escalas significativas del viaje que servirá de obsequio a las autoridades.

El velero Pros emulará la travesía de Magallanes y Elcano a partir del 20 de septiembre, cuando partirá de Sanlúcar de Barrameda. A bordo llevará una caja con 16 botellas de 1522 Spanish Gin como presente para las escalas más significativas de la circunnavegación.

Esta ginebra se elabora en el barrio alto de Sanlúcar, concretamente en la destilería Weisshorn, que supuso el regreso de este tipo de instalaciones a una localidad que antes contaba con  una prácticamente en cada bodega. Roberto Payá y María Eugenia Rodriguez elaboran allí productos que tienen como denominador común Sanlúcar y su entorno. Entre ellas está la edición especial de la ginegra 1522 Spanish Gin, que conmemora el V Centenario de la Primera Circunnavegación. Esta será, precisamente, la que dará la vuelta al mundo.

La caja especial con las botellas fue entregada el 5 de septiembre al capitán del Pros, José Solá, en el transcurso de una cena con un menú en el que cobrarán especial protagonismo las especias. Weisshorn, además de una destilería, es un restaurante de cocina marroquí, donde se servirán estos platos que conmemoran la búsqueda de las especias de estos navegantes. Al encuentro asistirán también miembros de AGNYEE (Amigos de los Grandes Navegantes y Exploradores Españoles).

En su viaje, el velero realizará las escalas que se efectuaron en el siglo XVI; será en estas escalas cuando se ofrezcan las botellas de ginebra sanluqueñas, a modo de obsequio, a las autoridades de los puertos. Se trata, indica Roberto Payá, de una edición especial, de lujo y numerada.

La ginebra evoca los aromas de las especias que venían cargadas en la bodega de la Nao Victoria, como canela, clavo, nuez moscada, jengibre y pimienta. También están los olores de Sanlúcar, como alcohol vínico envejecido en bota de manzanilla, y de Sevilla, el azahar y cáscara de naranja amarga.

Más información sobre Weisshorn, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano