Se trata de «cuatro hallazgos enológicos de Jerez que representan las edades de un mismo vino: Tío Pepe».

 

La Colección Tío Pepe Finos Palmas 2022 que acaba de presentar González Byass es «la selección de la resiliencia. El año climatológico ha sido extremadamente seco y cálido, con un invierno seco y un verano tórrido, alcanzándose temperaturas muy altas. A pesar de este escenario con unas condiciones adversas, se ha demostrado, una vez más, la capacidad de adaptación de la levadura y la protección que ejerce el velo de flor”. El resultado es la Colección Tío Pepe Finos Palmas 2022, cuatro vinos de Jerez que representan el resultado del trabajo de selección y clasificación en bodega, explican.

Las características organolépticas que definen la personalidad de los Finos Palmas son “limpieza, finura y delicadeza en el aroma”, tal y como describe Manuel María González-Gordon en el libro Jerez-Xerez-Sherry. Unos rasgos que Antonio Flores, el master blender y enólogo de González Byass, «muestra en cada saca de estos vinos de Jerez recuperados del pasado».

Flores ha recorrido el interior de estas bodegas para descubrir, a través de la labor de selección y clasificación, aquellas botas en las que el vigor de la flor (la capa de levadura bajo la que maduran finos y manzanillas, protegidos de la oxidación) «ha otorgado un intenso carácter a Fino». Una labor en la que le ha acompañado el americano Ray Isle, el experto en el mundo del periodismo vitivinícola y amante de los vinos de Jerez. «Él ha sido el compañero de viaje en la búsqueda de unos vinos que reflejaran la vitalidad de la crianza biológica, su capacidad de resistencia frente a climas extremos, así como su fantástica evolución en la bota», aseguran desde González Byass.

Así son los vinos, según descripción literal de la bodega:

Una Palma, 3.000 botellas. Procedente de las botas nº16, 23 y 81 de la Gran Bodega Tío Pepe, los seis años de crianza bajo un intenso manto blanco de flor otorgan a Una Palma las características propias de la crianza biológica: frutos secos, panadería, talco y una agradable sensación sápida final.

Dos Palmas, 2.000 botellas. Dos Palmas procede de las botas número nº76 y 91 de la Solera de un Fino de la larga crianza que mantiene su línea de expresión intacta. Ocho años de crianza para ofrecer un Fino viejo intenso, equilibrado y envolvente con predominio de frutos secos.

Tres Palmas, 1.000 botellas. Excepcional vino Fino llevado al límite tras 10 años donde la impronta del velo flor, ensamblada con los incipientes toques del roble americano de la única bota seleccionada, la nº17, hacen de este Fino Amontillado una experiencia irrepetible.

Cuatro Palmas, 500 botellas. 53 años de envejecimiento para este viejísimo Amontillado que ha alcanzado la gloria. Finura, elegancia y mil adjetivos más para este Cuatro Palmas. Ebanisterías, especias, toques avainillados en perfecta armonía en una sola bota, la nº1, que envejece en La Constancia, en la Solera Museo.

Las Palmas son denominaciones que, como define Manuel María González-Gordon en el libro Jerez-Xerez-Sherry, se aplican a aquellos vinos finos de Jerez que se distinguen notablemente por su limpieza, finura y delicadeza en el aroma, y el número de palmas es proporcional a su grado de vejez. «Estos vinos son el resultado de la ímproba labor de selección y clasificación por tiempo de vejez y finura de los mejores finos que se viene llevando a cabo desde el año 1880».

La Colección Tío Pepe Finos Palmas está a la venta en la Tienda Online de González Byass. Enlace aquí.

Más información sobre la bodega, aquí. 

Pinche aquí para saber más.
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz