El cocinero jerezano Eduardo Rodríguez reabre Las Bridas como Mesana, un establecimiento consagrado a la cocina clásica. Viene de Lanzarote, de un establecimiento que servía frituras a la gaditana con productos andaluces.

 

Al cocinero Eduardo Rodríguez le ha llegado la hora de volver a casa: arriba al Paseo de la Rosaleda, donde antes estaban Las Bridas, con una apuesta por una cocina clásica basada en el producto. Y también con la idea de retomar lo que antes era una escena habitual en los restaurantes de mantel blanco: que determinados platos se elaboren ante los comensales. Lo más clásico era hacerlo con el steak tartar, y así se hace en Mesana, que es como se llama el nuevo establecimiento. Pero también se elaborará a la vista del cliente el tartar de atún y se cortará el chateaubriand (una receta de solomillo de ternera).

Eduardo Rodríguez busca en este proyecto una hostelería «clásica con producto fresco de primera calidad» que es «la que me gusta a mi». Explica que le ha llegado el momento de elaborar la cocina que le «apasiona» y, también de volver a casa tras años fuera. Su última parada fue en Lanzarote, donde tenía El Boquerón de Plata, un negocio que cerró hace tan sólo quince días para iniciar su aventura jerezana. El Boquerón de Plata tenía la singularidad de ofrecer frituras de pescado como las gaditanas en Playa Honda, con productos que llevaba desde Andalucía, junto con otros de la zona.

Dirección, horario y más datos de Mesana, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano