Los pinares públicos y privados de Cádiz produjeron el pasado año entre 1,5 y 2 millones de kilos del fruto, una cifra por debajo de lo habitual que podría ser menor esta temporada.

 

 

El día 1 de noviembre marca el inicio de la recogida de piñones en Andalucía. Antes de 2013, la temporada comenzaba a partir del 1 de diciembre, pero la Junta decidió adelantar el plazo por la rápida maduración del fruto del Pinus Pinea (del pino, vaya) en esta zona de clima templado. No cambia la fecha de finalización, el día 15 de abril, por lo que ahora hay más tiempo para hacerse con los piñones.

Este año, la temporada ha empezado con malas perspectivas: hay menos piñón, menos aún que el pasado año, que no hubo todo el que debería. Pero la calidad es la misma que siempre, es decir: muy buena. Y es que la provincia es una importante productora de un fruto que acaba muy a menudo procesándose fuera. Lo explicamos todo a continuación.

¿Tanto pino hay por aquí?

Pues sí. Andalucía es, atención, la mayor reserva de pino piñonero del mundo. Tal cual. Aquí está el 32,6% de la superficie mundial. Hay 200.000 hectáreas, de las que 70.000 son masas forestales. La mayor parte está en Huelva. En la provincia de Cádiz hay una superficie muy importante: la del Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate.

En Cádiz se saca fruto de todos los pinares. Este año, en algo más de 18.500 hectáreas, de las que más de la mitad está en Alcalá de los Gazules. San Roque, municipio donde se ubica La Almoraima, suma cerca de 2.000, y Sanlúcar, donde está La Algaida, 1.394. Toda la superficie ubicada en Barbate, 1.315 hectáreas, se ubica en La Breña. También hay pinares de los que se extrae el fruto en Conil, El Bosque, Jerez, Grazalema, Jimena, Medina, Puerto Real y Tarifa.

En este enlace puedes ver el mapa elaborado por la Junta, con los aprovechamientos de este año en los pinares andaluces. Pincha aquí.

La Junta ofrece una cifra sobre la estimación de producción: los pinares gaditanos tienen capacidad para generar desde 1.900.000 a 4.808.000 kilos de piña, aunque la producción es muy variable.

El extenso pinar de La Breña.

El extenso pinar de La Breña.

¿Cómo se organiza la recogida?

Esto es un aprovechamiento forestal, como el corcho o la leña. En el caso de los pinares privados lo autoriza la Junta al propietario o a la empresa que ha firmado un contrato de compra con el propietario. En el caso de los públicos, la piña se adjudica mediante licitación a alguna de las empresas que operan en Cádiz. También se da la circunstancia de que en Cádiz hay muchos pinares que son urbanos y cuya recolecta dependería de los ayuntamientos.

La recogida se realiza de dos maneras, de forma manual o con maquinaria. La maquinaria no se puede emplear durante toda la temporada, sólo hasta el último día hábil de febrero, para evitar daños sobre el arbolado cuando finaliza la parada vegetativa invernal, es decir, cuando empieza a reactivarse por la cercanía de la primavera. El sistema es similar a la que se utiliza en los olivares, según nos explican desde una de las empresas recolectoras que operan en la provincia, Piñas y Piñones La Janda, aunque la maquinaría es más grande. El procedimiento es muy sencillo: consiste en hacer vibrar al árbol hasta que el fruto caiga. Este año, según explica el gerente de la empresa, Miguel García Gallardo, han prescindido de las máquinas por un motivo más social que biológico: hay mucho paro en la provincia y utilizar la maquinaria reduce los jornales.

¿Cuánto empleo genera?

Empresas piñeras hay esencialmente unas 4 ó 5, pero es difícil estimar cuantas personas se benefician de esta actividad, porque lo habitual es que estas empresas den de alta un número determinado de trabajadores, pero luego hay decenas de recolectores que actúan por su cuenta y luego le venden la carga a estas empresas. “Pero pueden ser cientos durante la campaña”, indican desde la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. Desde Piñones La Janda, que tiene concedido el aprovechamiento en el mayor pinar de la provincia, el de la Breña, explican que en un año bueno han llegado a contar con 200 personas en la recogida del piñón.

En realidad, podría generar más empleo y menos estacional si la piña se procesara aquí, pero lo cierto es que sólo se recolecta. Una ver recogido el fruto, se extrae el piñón con cáscara y, por último, se consigue el piñón blanco, el más demandado y valioso. Hacen falta 25 kilos de piñas para conseguir uno sólo de piñón blanco. Pero este proceso no se realiza en la provincia.

La Breña vista desde una antigua almazara, la Torre del Tajo.

La Breña vista desde una antigua almazara, la Torre del Tajo.

¿Dónde va a parar el piñón?

Piñas y Piñones La Janda explica que su producto recolectado acaba en la provincia de Valladolid, en un pueblo de poco más de 3.300 habitantes que se llama Pedrajas de San Esteban. Este pequeño municipio es la capital del piñón en España. Allí va a parar buena parte de la producción gaditana. La firma jandeña les vende una parte del fruto tal y como se recolecta como Piñas y Piñones La Janda. Otra parte de la cosecha de esta empresa también va a este pueblo para ser cascado, pero vuelve a Cádiz para ser distribuido por Piñones La Breña, con la garantía de que es el mismo que ellos habían recolectado previamente en la provincia.

Si el producto se produjese aquí habría más mano de obra, durante más tiempo, y generaría más riqueza. “Pero mi abuelo me decía: zapatero, a tus zapatos”, explica el gerente de la empresa, que recuerda algún intento fallido, incluso con la participación de la administración pública, para extraer aquí el codiciado piñón blanco.

¿Qué ha pasado este año?

“El año pasado se estima que se recolectaron en la provincia entorno a 1.500.000/2.000.000 de kilos. La producciónde piña es muy variable y según el Plan Estratégico de la piña en Cádiz puede ir desde 1.900.000 a 4.808.000 kilos, así que en los últimos años nos movemos por la franja inferior de la producción”, explica la Junta. Ya el año pasado se recolectó menos de lo que se debería, “y este año, aunque acaba de empezar la temporada, parece que incluso hay menos piña, “aunque todavía está por ver”.

García Gallardo ya lo tiene claro: “Este año la campaña un desastre, llevo en esto 58 años, desde que nací, y nunca había visto tan poca piña. Eso sí, la calidad es la de siempre”. Entre los motivos, destaca la falta de lluvia, el cambio climático, la acción de la chinche Leptoglossus Occidentalis, una especie invasora que se alimenta de los piñones y que ha llevado al sector a pedir la declaración de plaga el pasado año (ver aquí) y, “en un 90%, la dejadez en el pinar, que está abandonado”.

Hay un problema que arrastra de siempre esta recolección: la acción furtiva y en muchos casos, prematura del fruto. El gerente de la empresa piñonera explica que puede entenderse que una persona se vea con necesidad y coja piñas sin pedir permiso alguno. Pero cuando lo hace antes de tiempo, advierte, perjudica a todos.

“La interferencia humana, con prácticas viciosas de recolección, puede alterar el equilibrio natural de esta especie, nada deseable para la conservación de la misma. Así, la recogida de piñas de pino piñonero en nuestra Comunidad Autónoma, en fechas anteriores a las de su maduración y su posterior transporte, está produciendo efectos ecológicos negativos (pérdida de capacidad germinativa, entre otros)”, explica la Junta. Es decir, que las cosechas posteriores se van a ver afectadas si la gente se dedica a recolectar antes de que el fruto esté a punto.

La Junta reconoce que uno de los mayores problemas de este sector es el gran número de robos de piña que se produce durante la campaña y que es muy difícil de controlar. También lo ve complicado García Gallardo, más que nada porque hay mucho pino urbano, en urbanizaciones y en campo de golf, lo que lo hace difícil de controlar, aunque cree que la situación mejoraría si se le pusiera empeño.

Para comer

Revuelto de morcilla y piñones de Las Canteras

Revuelto de morcilla y piñones de Las Canteras

Los piñones de la provincia llevan muchos años siendo distintivo de calidad para los establecimientos situados en el entorno. La pastelería barbateña Tres Martínez (ver aquí), por ejemplo, cuenta con la distinción de la marca Parque Natural de Andalucía por la utilización de este producto, que protagoniza su Piñonada de La Breña aunque también está presente en otras muchas elaboraciones de la casa. En Barbate, el flan de piñones es un clásico en el Restaurante El Campero.

Puerto Real es el único municipio de la Bahía con pinares, tiene en este fruto una seña de identidad gastronómica. Allí, Francis Mel de La Trufa inventó Piñonera, un dulce con aspiraciones a ser el típico de la localidad (ver aquí).

¿Quieres ver recetas con piñones? Dale aquí.

Y aquí hay otras pocas más.