El enólogo Joaquín Gómez Beser lanza 1.500 botellas de un vino versátil de uva palomino.

 

El enólogo Joaquín Gómez Beser ha lanzado al mercado Meridiano Perdido, un vino ecológico elaborado en Trebujena con una palomino. La uva procede del pago El Duque y ha fermentado y criado durante 12 meses en barricas de roble francés en la Cooperativa Albariza.

El vino tiene una producción limitada a 1.500 botellas y se trata de un proyecto personal de Gómez Beser, paralelo a su trabajo en Bodegas Miguel Domeqh, en la Cooperativa Albariza de Trebujena y en Productos Majuelo.

Según la nota de cata, este vino de color amarillo limón huele a nectarina, cítricos, pomelo y notas herbáceas. En boca tienen «volumen, buena acidez, sapidez, notas finales a frutos secos y salinidad». Se recomienda servir a unos 9 grados, y acompañarlo con «con cualquier tipo de mariscos, pescados de la zonas, chacinas, embutidos, carnes blancas…», explica el autor, quien indica que sus doce meses de crianza hacen de este blanco un vino muy versátil a la hora de maridarlo.

El nombre hace referencia al meridiano perdido de Cádiz, un meridiano que sirvió de referencia desde 1731 y hasta 1884, cuando se estableció Greenwich como meridiano universal (más sobre esta historia aquí). La etiqueta del vino, un plano de la Bahía de Cádiz, es obra de Rocío Cano, y la maquetación de Sastrería del Producto. Se puede ver la obra arriba, junto a la botella.

El nuevo vino se puede comprar en vinotecas y a través de la web de Andalucía de Vino, a un precio de 15,20 euros (más información aquí).

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano