Abre El Pan de Salva, un establecimiento que apuesta por las fermentaciones largas y la masa madre.

 

Lo de hacer pan artesano empezó como una afición casera, que ha llevado a Salva Mondó a abrir una panadería propia en Vejer: El Pan de Salva.

Este italiano, afincado en España hace 18 años, se introdujo en el mundo del pan casero en 2018,  y tuvo ocasión de experimentar aún más durante el confinamiento pandémico. Sus panes gustaban, y al final ha decidido abrir un establecimiento para elaborarlos y venderlos al público en general. Inaugurado este mismo mes de mayo, está ubicado en el Polígono Cañada Ancha.

Elabora panes artesanales, la mayoría de ellos (prácticamente todos salvo los panes de hamburguesa y molletes, que llevan levadura) elaborados únicamente con masa madre. Fermentaciones lentas y trabajo manual son las otras claves de los productos de este establecimiento. Los panes son ecológicos, aunque Mondó aclara que de momento carece de la certificación oficial debido al desembolso de dinero que supone. Las harinas, «de muy buena calidad, proceden de Coín y Huesca», donde ha recurrido buscando características que no ha hallado en su zona.

La miga de uno de los panes que elaboran. Fotos cedidas.

Tienen pan blanco en distintas versiones, pan de campo, de cúrcuma, semilla, multicereal…  También hay una línea de panes elaborados con granos antiguos procedentes de la zona de Ronda. Elaboran unos 15 ó 16 tipos diferentes de pan, aunque no los tienen todos simultáneamente, sino que trabajan con un calendario semanal. Las piezas que realiza son (de nuevo con la excepción de los molletes y los panes para hamburguesas) grandes.

Actualmente se pueden encontrar sus panes en el propio obrador y también en la Kombuchería de la calle Martín Alonso de Mesa de Vejer y en Pan de Chocolate, en la calle Laguna, 15 de Conil. Además, elabora pan para la hostelería.

Teléfono, dirección y más datos aquí. 

https://cadiz.cosasdecome.es/los-reparten-pan/