«Es una maravilla enológica que simboliza la máxima expresión de la crianza biológica», asegura la bodega jerezana.

 

González Byass ha presentado la nueva saca de Tío Pepe en Rama. Fiel a su costumbre, lo hace en la primavera, «la estación en la que la vida, la luz y la alegría toman estas bodegas históricas de Jerez. Es el instante en el que el enólogo Antonio Flores selecciona aquellas botas que guardan unas singulares características organolépticas y donde la flor vive y se encuentra en todo su esplendor», explica la bodega. 96 botas han sido las elegidas para la Saca de 2022 de este vino de Jerez salvaje, sin filtros.

La selección de Tío Pepe en Rama 2022 ha estado «influenciada claramente por el año climatológico. Este invierno ha sido muy templado y extremadamente seco, dos circunstancias que han determinado que la flor tuviera una gran actividad durante toda la estación fría en las botas elegidas. Todas representan los territorios de Jerez, el origen y la crianza, y conservan la singularidad y la excelencia de cada saca, donde cada año es diferente y cada bota se muestra como un ecosistema único y singular».

Embotellado en Rama, es decir, directamente de la bota y sin filtrar ni clarificar, «esta maravilla enológica guarda el espíritu de Tío Pepe». En la copa muestra un color amarillo pálido con reflejos dorados, ligeramente velado, debido a la flor en suspensión, que evidencia su embotellado en Rama. En nariz es «complejo, muy punzante y muestra aromas a almendras, limón, flores marchitas, salinos y minerales».

Tío Pepe en Rama «resulta, por su intensidad y sapidez en boca, un vino esencialmente gastronómico». Desde González Byass recomiendan maridarlo con pescados, mariscos, verduras, chacinas, cocinas especiadas y arroces variados, y servir frío «en la mejor copa de cristal fino».

Más información sobre González Byass, aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano