El Tabanco Plateros refuerza su vertiente gastronómica en su nueva ubicación de la calle Algarve. En la nueva carta ofrecen conservas traidas desde Portugal o vinos viejos de Jerez

Su apertura en 2011 fue todo un acontecimiento. Se escribía entonces de la muerte a fuego lento de los tabancos de Jerez, toda una institución y ellos se atrevieron a abrir uno nuevo, en la plaza Plateros. Se trajeron los vinos de la Cooperativa de Jerez, los acompañaron de unas tapitas frías y el sitio, en poco tiempo,  se convirtió en un lugar de esos para quedar.

Seis años después, Luz Saldaña y Jaime Jiménez, están dispuestos a una nueva revolución. Su tabanco de la calle Algarve se parece bien poco a las tabernas jerezanas a la vieja usanza, ponen un peldaño más en la recuperación de estas antiguas tiendas de vinos donde los hombres se tomaban un copazo después de trabajar y las mujeres, por la puerta de al lado, retiraban con discrección las botellas para echarle el vinuqui a los guisos o para el consumo familiar.

El sitio está en la esquina con la calle Consistorio donde se encuentran varios de los grandes de la gastronomía jerezana como La Cruz Blanca, Albores, el Mesón del Asador, la heladería de los Soler o La Rosa de Oro.  Por decirlo de alguna manera pasa a jugar en “la liga de campeones” y eso le ha llevado también a transformar su oferta tanto en vinos como en lo gastronómico para hacerla más atractiva.

Luz Saldaña y Jaime Jiménez

Los tabanqueros Luz Saldaña y Jaime Jiménez a las puertas de su nuevo local en la calle Algarve. Foto: Cosasdecome

De todos modos se conserva la esencia. Cinco barriles de la cooperativa de las Angustias de Jerez presiden una de las paredes del local, justo al lado del mostrador. La mezcla entre lo viejo y lo nuevo caracteriza en todo al nuevo local. Se ha recuperado la piedra ostionera que estaba en los muros de la antigua tienda de Anguita, todo un clásico del textil en Jerez y han colocado un mostrador de madera oscuro, que recuerda a los antiguos almacenes, con una especie de “garita” situada junto al mostrador y que recuerda también al espacio que se reservaban los almaceneros para hacer sus cuentas. El espacio sirve de zona de preparación de las comidas y las paredes de cristal que lo rodean se ha convertido en un gráfico de como combinar comida y jereces.

La intención de acercarse al almacén de ultramarinos del local también se ve en la exposición de conservas que hay en las estanterías, todas con sus precios puestos por si alguien se las quiere llevar, al igual que las botellas de vinos. Llaman también la atención los techos de madera vistos o unas columnas de hierro que soportan las vigas y permiten la instalación del gran escaparate que recorre prácticamente todo el bar.

Vixta extrior Tabanco Plateros

El nuevo tabanco visto desde fuera. Foto: Cedida por el establecimiento

Pero junto a este clasicismo, conviven escaleras de hierro fundido y toques de vanguardia, dentro del estilo industrial que ahora gusta tanto en la hostelería gaditana. La escalera da a una segunda planta donde en el futuro quieren ofrecer catas y comidas maridadas.  El reservado está decorado con mesas y sillas de diferentes estilos y unas damajuanas, las botellas que sirven para alojar los vinos en grandes cantidades, por arrobas, se han transformado en llamativas lámparas.

Este mismo discurso arquitectónico se transporta luego  a la oferta gastronómico. Los vinos de barril conviven ahora con vinos viejos que se ofrecerán por copas y con el vermouth de grifo, al que ahora también han unido el embotellado de la jerezana Lustau. A ellos se ha unido ahora una oferta pionera en Jerez, la de la cerveza de “fábrica” de Cruzcampo, un producto que no lleva gas carbónico añadido como la cerveza de barril normal y que resulta mucho más ligera. Es, por decirlo de alguna manera, el equivalente al vino “en rama”, que se consume sacado directamente de la bota. Este tipo de cervezas vienen también directamente de los depósitos de la fábrica sin tratar, aunque requieren un rápido consumo del bar.

Luz Saldaña destaca que “aunque hayamos reforzado nuestro lado gastronómico eso no quiere decir que no sigamos cuidando los precios. Seguimos siendo muy moderados en ese aspecto”. Las copas de vino de barril salen a un euro y el mismo precio se mantiene para la caña de esta cerveza especial de Cruzcampo.

El establecimiento sigue ofreciendo sus “catas”, una original tabla que permite recorrer los distintos tipos de jereces acompañados con chacinas o con quesos. El tabanco apuesta ahora también por el lado marinero de la tapa. Así ha incorporado conservas y salazones de Barbate, en concreto de la firma Herpac y estas las combina con las originales propuestas de la conservera portuguesa, radicada en Lisboa, “José Gourmet”, con latas tan sugerentes como las sardinas al limón y aceite, los filetes de trucha en escabeche, las sardinitas ahumadas en aceite o un bacalao en aceite y ajo.

En las estanterias del local pueden verse las conservas barbateñas de Herpac que se alternan con las portuguesas. Foto: Cosasdecome

En las estanterias del local pueden verse las conservas barbateñas de Herpac que se alternan con las portuguesas. Foto: Cosasdecome

Saldaña también destaca que “gusta mucho una tabla de quesos que estamos haciendo con Payoyo de Villaluenga, un Gouda al pesto verde y un queso sudao de cabra que traemos de Extremadura y que ha logrado hasta premios importantes”.

Los viernes ofrecen tortillón de patatas “que a la gente le gusta acompañar con el vermouth y también ponemos un albondigón de carne con salsa de tomate para los que quieren tomar algo caliente”.

Destacan que “hasta ahora la respuesta del público ha sido muy buena y esperamos poco a poco ir enriqueciendo nuestra carta de vinos y la de exquisiteces con nuevas propuestas….no podemos, ni sabemos estarnos quietos”, resalta la tabanquera.

Horarios, localización, teléfonos y más datos del Tabanco Plateros, aquí.

¿Que son los tabancos de Jerez? aquí la respuesta.

El tabanco visto desde dentro. Foto: Cedida por el Tabanco Plateros

El tabanco visto desde dentro. Foto: Cedida por el Tabanco Plateros