El periodista Luis Rossi pedía estos días a través de twiter la homologación internacional del cuchillo “enfoscador” como aportación gaditana para la historia de la humanidad. No puedo hacer otra cosa que suscribir esta propuesta e incluso proponer la celebración en Cádiz del Día Internacional del Orgullo Enfoscador con el izado de la bandera correspondiente en la plaza de Sevilla. La bandera “enfoscada” estaría hecha con un mantel de acuadritos en color azul y blanco con siete u ocho buenos lamparones de manteca colorá en estado semisólido.

¿Qué es el cuchillo enfoscador? Se preguntarán algunos lectores poco aficionados a secundar los desayunos de venta de carretera, una actividad calificada ya por la Organización Mundial de la Salud como “altamente atocinante”. El cuchillo enfoscador es el cuchillo, preferentemente de mango amarillo-beige, que se pone para “enfoscar” las mantecas en los desayunos venteros.  Suele tener varios trienios ya de uso y el final en forma curva. En su pasado pudo dedicarse incluso al corte de bisteles, pero en la ancianidad del cuchillo, su única actividad, ya que el pobre mío está ajado, es ser usado para el enfoscamiento de las grandes rebanás de pan cateto y o mollete.

Es necesario distinguir entre el untamiento (esto le gusta mucho a los de PP) y el enfoscamiento. Mientras que el primero consiste en ponerle al pan una sutil capa de manteca, casi imperceptible, propio de gente más bien cursi y poco dada al atocinamiento, el enfoscamiento consiste en ponerle a la rebaná una capa de manteca como el alquitranado de la autovía Jerez-Los Barrios. En el argot técnico se conoce como “mantecao a discreción”.

Reconozco que disfruto especialmente aplanando el terreno, cuando al enfoscado le salen unos tropezones de “cagne” de cochino por el medio y hay, mediante un certero juego de muñecas, que mover el cuchillo enfoscador con arte para que aquello quede aplanado, como si fuera una pared de siete metros de ancho por tres de alto, en el momento de ponerle perlita.

Cádiz podría crear una gran industria, seguro que llenaría el Bajo de la Cabezuela, dedicada a la fabricación de cuchillos de mango amarillo homologados para el enfoscado. Incluso se podría crear material “especializado” como cuchillos especiales para zurrapa colorá, especiales para zurrapa de hígado, o especiales para “foigrá”, el hermano pobre del “fuá”.

Crearíamos incluso una industria “auxiliar” como diseñadores de mangos para los cuchillos. Propongo uno con la foto de la patrona de cada localidad, fundas de piel de Ubrique para los cuchillos y que cada uno lleve el suyo en el coche (personalisation empercochin, le podríamos poner en inglés, que eso está ahora muy bien visto). Diario de Cádiz podría sacar incluso una colección de cuchillos enfoscadores con motivo del 150 aniversario…más que marketing, mantequing, una nueva dimensión de la publicidad. Uneté a nosotros y pide un reconocimiento para el cuchillo enfoscador de Cádiz.

Agradecemos a la tapatóloga Lola López de la Orden la aportación del documento gráfico del cuchillo enfoscador.

¿Te gusta enfoscar? aquí tienes la guia de ventas de la provincia de Cádiz…miralá para enfoscar a gusto pinchando aquí.

Cuchillo enfoscador listo para emplearse a fondo en una rebaná de la Venta El Colorao de Conil. Foto: Cosasdecome

Cuchillo enfoscador listo para emplearse a fondo en una rebaná de la Venta El Colorao de Conil. Foto: Cosasdecome