El Farito de Chiclana pone en marcha una nueva carta de tapas en la que apuesta por una línea creativa

 

El calamar de potera viene partido en trozos, ligeramente hechos a la plancha y presentados sobre un “socarrat”, un arroz con  un ligero toque crujiente acompañado con alioli. En otro plato aparece una tortilla de color negro. Está hecha con tinta de chocos, huevos, chocos y un poco de cebolla. Como complemento lleva unos puntitos de alioli de membrillo.

Unas tajadas de butifarra de Chiclana se sirven con puré de manzana y frutos secos al romero. Son algunas de las propuestas de la nueva carta de tapas que ha puesto en marcha el restaurante El Farito, situado en la zona de La Barrosa, a la entrada del Novo Sancti Petri.

El establecimiento, un clásico de la zona, intenta dar un salto cualitativo en su oferta gastronómica. Es el colofón a la transformación estética que se ha venido llevando a cabo en el restaurante en los últimos meses. Se ha renovado el comedor principal, ahora pintado en color blanco, a juego con las sillas y los manteles. La idea es dar mayor luminosidad a la estancia. También han renovado la terraza donde han colocado mesas y sillas de madera con un aire más rústico. Es la parte del establecimiento especialmente dedicada al tapeo, que adquiere ahora más protagonismo.

El nuevo comedor de El Farito. Foto: Cosasdecome

El nuevo comedor de El Farito. Foto: Cosasdecome

Así es ahora la terraza de El Farito. Foto: Cosasdecome

Así es ahora la terraza de El Farito. Foto: Cosasdecome

Es el primer paso que dan Ana Patricia Morales Aragón y su marido Juan Alberto Aragón Aragón. Los padres de Ana Patricia, Juan Carlos Morales y Beatriz Aragón, decidieron al finales del pasado año “dar un paso atrás y aunque seguimos en el establecimiento -señala Juan Carlos Morales- les hemos pasado el relevo a ellos. Nosotros estamos aquí para ayudarlos, pero la dirección del establecimiento es ya de ellos”.

“Queremos mantener el estilo de El Farito. Mantenemos la carta del restaurante, eso de tener cosas para todos los gustos, porque sabemos que somos un sitio para las familias. También mantenemos la cocina abierta de 11 de la mañana a 11 de la noche, pero queremos también ofrecer algo más para esas personas que les gusta comer de tapas, cosas nuevas y por eso ponemos en marcha esta carta de tapas”.

La dos generaciones de El Farito juntas. Juan Alberto Aragón y Ana Patricia Morales, junto a Juan Carlos Morales y Beatriz Aragón. Foto: Cosasdecome

La dos generaciones de El Farito juntas. Juan Alberto Aragón y Ana Patricia Morales, junto a Juan Carlos Morales y Beatriz Aragón. Foto: Cosasdecome

Ana Patricia tiene 23 años. Ha estudiado Administración y Dirección de Empresas. Ella es la encargada de dar la cara delante de los clientes. Sabe de hostelería porque desde pequeña está ayudando a sus padres. Conoce “el paño” hasta el punto de que a su marido lo conoció en El Farito, donde lleva trabajando desde los 16 años. Ahora tiene 28. Empezó como camarero pero se fue aficionando a la cocina y ahora, tras varios años formándose en restaurantes como la taberna Los Gallos de Madrid, con el cocinero Jesús Almagro o Acanthum en Huelva, galardonado con una estrella Michelín y regentado por el cocinero Xanti Elias, se hace cargo de la cocina del restaurante de la familia.

Juan Carlos y Beatriz señalan que “estamos muy ilusionados con esta nueva etapa, con que todo siga en familia y con nuevos brios”.

La nueva carta de tapas tiene 11 propuestas. Irá variando casi todos los fines de semana “porque iremos introduciendo novedades o productos de temporada y además queremos que sea algo vivo”.

Son tapas de tamaño generoso y el precio oscila entre los 2,5 euros de una ensaladilla “de luxe” a los 6 del “bao” de chicharrón con crema de altramucesy brotes verdes.

La tortilla de chocos en su tinta, una de las nuevas tapas de El Farito. Foto: Cosasdecome

La tortilla de chocos en su tinta, una de las nuevas tapas de El Farito. Foto: Cosasdecome

La única tapa que hacen al modo clásico es la tortillita de camarones a 1,5 euros la unidad. En lo demás siempre hay toques, como en la tortilla individual que hacen al momento y que lleva chocos en su tinta como ingrediente o en la ensaladilla que va presentada en copa y con sus ingredientes por capas.

Las patatas bravas van con queso de cabra, alioli de membrillo y tomate especiado, jugando con dulces, salados y picantes y hay también unos trozos de queso de cabra payoya de la Sierra de Cádiz que se hacen a la plancha y acompañados con miel de caña y brotes verdes.

Por el momento la carta de restaurante sigue igual que estaba. “Nuestra intención es mantenerla e innovar en el terreno de las tapas” señalan Ana Patricia y Juan Alberto porque hay muchas personas que vuelven buscando cosas concretas y no se les puede defraudar.

Horarios, localización, teléfono y más datos del restaurante El Farito, aquí.

Juan Alberto Aragón y Ana Patricia Morales, los nuevos gerentes de El Farito: Foto: Cosasdecome.

Juan Alberto Aragón y Ana Patricia Morales, los nuevos gerentes de El Farito: Foto: Cosasdecome.