Cambian los socios del establecimiento de Zahora y habrá novedades, como la apertura al público en general para los desayunos, el tapiñeo a la hora del aperitivo y una carta para todos los públicos.

 

El hotel y restaurante Arohaz de Zahora abrirá temporada el próximo 5 de abril, y lo hará con modificaciones que pretenden recuperar su papel como “punto de encuentro”, según explica Alberto Reyes.

Los cambios vienen de la mano del que se ha producido en la propia empresa. Reyes tendrá ahora dos socios: los hermanos Francisco y Juan Cruzado. Ambos se dedican a la hostelería. Francisco es jefe de sala en el Arohaz, y Juan el cocinero del Hotel La Breña que se puso al frente del equipo tras la salida de Juan Viú para abrir su propio establecimiento.

Los hermanos, explica Reyes, traerán “aire fresco” al establecimiento, tanto como socios como trabajadores. Como la parte de alojamiento marcha bien (explica que está muy bien valorados en los portales especializados) los cambios se centrarán en hacer del restaurante un sitio abierto a todos los públicos.

Las modificaciones llegarán ya con el desayuno. Hace unos años se decidió servirlos sólo a los huéspedes, pero esta temporada también estará abierto a todo el mundo y habrá una mayor variedad; no sólo serán desayunos de tostada y café, sino que también los habrá de cuchillo y tenedor.

El siguiente esfuerzo se centrará en la hora previa a la comida, la hora del aperitivo. Para ello han creado una carta de tapas con la que acompañar a la cervecita… o a un vino de Jerez: tosta de sardinas ahumadas con berenjena, tosta de ropa vieja, croquetas de almuerzo campero, una ensaladilla actualizada con un toque cítrico, patatas bravas, queso payoyo con puerro asado… No sólo serán las tapas del aperitivo, sino que también se servirán como entrantes individuales en las comidas.

En Arohaz tienen claro que algunos platos son intocables, porque son los históricos de la casa y acude gente buscándolos. Las papas con chocos, las caballas marinadas con un toque japonés o la barriga de atún en salsa Kimuchi seguirán ahí. Y también el concepto gastronómico que les da personalidad y que mezcla el producto local con la influencia internacional. Lo que cambiará es que la carta estará enfocada a un público general, porque no quieren ser sólo el establecimiento que se reserva para la cena especial del verano, sino un auténtico punto de encuentro. El atún, el retinto, el pescado de roca y los productos de la huerta tendrán mucha presencia en una carta que también tiene su lugar para los vegetarianos. Habrá matices asiáticos, pero también algunos toques árabes en las recetas o a la hora de utilizar las especies. En los postres seguirá la elaboración casera, y en vinos siguen apostando por los de Jerez; disponen de vinos añejos (los Vos y vors) que sirven incluso por copas, y Reyes señala que los jereces se entienden muy bien con los sabores asiáticos.

La nueva temporada del Arohaz se plantea abrir para más público y durante más tiempo, pero no sólo a lo largo del día… a los socios les gustaría romper la estacionalidad y llegar a abrir durante diez meses al año.

Más información sobre Arohaz, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome