El propietario de El Faro ha sido reconocido en los premios otorgados por la revista Metrópoli.

Ir a la página de Gm-Cash

 

Los XV Premios Gastronómicos de Metropolí (revista del diario El Mundo) han reconocido la trayectoria de Gonzálo Cordoba de El Faro. El equipo gastronómico de la publicación ha decidido dar este año tres premios a todo una carrera. De esta forma, ha querido reconocer la labor «de tres grandes de la restauración mundial, cada uno de los cuales ha hecho historia en su ámbito: un director de sala, Carmelo Pérez; un emprendedor, Gonzalo Córdoba, y un chef, Michel Bras», explica.

En el caso concreto de Córdoba, el premio se justifica con este perfil, elaborado por Paz Ívison: «Se instala un Faro cuya luz va a iluminar la cocina gaditana. Ese Faro es un bar restaurante con más predicamento que todo lo que había alrededor. Larga barra, casi tanto como el haz luminoso que desprendió ese faro desde aquel día. El farero, Gonzalo Córdoba, es jerezano de nacimiento (1934) y gaditano de sentimiento y crianza. Los vecinos le llamaban loco. «¿Un restaurante para gente de parné aquí?». Él sabía que estaba en el buen camino. Si no pudo vestir la bata blanca de médico -quería estudiar Medicina-, vestiría otras cosas. Tras años de uniforme de botones del Hotel Playa, el más elegante de la villa gaditana, y de blusón cerrado al cuello de los ultramarinos montañeses, siguió con chaqueta blanca tras el mostrador, pero ya de su propio negocio, El Pasiego, un bar ultramarino en su mismo barrio. Sus ahorros y la generosidad de sus amigos le propiciaron un crédito para hacerse con un local cercano. Y se puso la chaqueta oscura de pequeño empresario. Con los años y la ayuda de sus hijos, aquel Faro de Cádiz se ha convertido en una especie de cadena de faros que ilumina distintos puntos de la provincia y la capital. Córdoba es el auténtico visionario de la alta cocina gaditana. Inquieto, inteligente, curioso, emprendedor, presente -desde hace muchos años- en toda mesa redonda, jornada o congreso que se preciara. Vitoria, San Sebastián, Madrid, París… Allí siempre, con su porte señorial; siempre aprendiendo y sonriendo; siempre interviniendo, con propuestas y protestas; siempre inconformista y perseguidor de la calidad; siempre luchando por ese desconocido Cádiz gastronómico. Él puso al pescaíto en la senda de la modernidad y del siglo XXI. 54 años de faros y luz culinaria bien merecen un premio».

Para ver los otros premiados en la gala del día 12 de marzo pulsa aquí.

Ir a la página de Montesierra