Un año después de su mudanza desde Benalup, la nueva ubicación del conocido restaurante de Luis Ramos en la carretera de Medina Sidonia registra el mismo éxito de público que en su anterior emplazamiento.

 

Es difícil resistirse a una de las parrilladas ibéricas de las que prepara el Gordo. Presa, pluma, secreto, abanico y lagartillo de Monesterio (Badajoz), entre otros, conviven en armonía y abundancia en un plato de considerables dimensiones donde todo es carne de calidad. Nada de chorizos ni acompañamientos de relleno. Hasta las patatas fritas, caseras, por supuesto, se sirven en plato aparte. El principal reclamo del restaurante de Benalup El Rincón del Gordo (y, por ende, toda su oferta gastronómica) decidió marchar el pasado año hasta la vecina localidad de Medina Sidonia. Y con él lo ha hecho su clientela. Sin titubear.

El nuevo Rincón del Gordo se encuentra en una venta de carretera en Medina Sidonia. Foto: CosasDeComé.

El nuevo Rincón del Gordo se encuentra en una venta de carretera en Medina Sidonia. Foto: CosasDeComé.

«Hemos estado quince años en Benalup pero necesitábamos un cambio, irnos a un lugar con más movimiento. Lo bueno es que hemos conseguido atraer a nuestros clientes de siempre, que vienen de toda la provincia, y ganar algunos nuevos», explica Luis Ramos, El Gordo, que se muestra satisfecho en su nuevo emplazamiento en la carretera de Medina Sidonia. Se trata de una venta espaciosa, con dos salones, terraza y una cocina «más grande y acomodada» que la anterior.

El Gordo sigue encargado de las brasas y su esposa, Antonia Guerrero, de la cocina donde mantienen casi intacta la misma carta que tantos adeptos granjeara en la localidad benalupense. «La gente nos conoce por la carne pero también son famosos nuestros guisos caseros como el menudo, la berza o las patatas con atún». Pocas son las novedades que Ramos y Guerrero han añadido a su oferta gastronómica, aunque el Gordo destaca la recién estrenada presencia de tagarninas, setas, conejo y perdiz.

Más sobre El Rincón del Gordo, aquí.