El establecimiento cuenta con una nueva carta en la que destacan productos más veraniegos, ya planea jornadas y envasará al vacío el pan para poder servirlo de forma individual.

 

El Castillo de Medina abre sus puertas el próximo 2 de junio, y lo hace con novedades. La primera es la carta, que se ha renovado para incorporar platos y productos más veraniegos, como pescados.

Juan Manuel Ballesteros explica que entre las novedades se encuentran el arroz negro con calamares y alioli de codium, la ensalada de fruta de temporada con algas marinas, las almejas al Tío Pepe con salicornia, las alcachofas con jamón ibérico y huevos a baja temperatura o los espaguetis negros con gambas al ajillo. Además, cada semana habrá dos o tres platos fuera de carta.

La normativa de la desescalada prohíbe que se comparta nada en la mesa, incluido el pan. En El Castillo no querían renunciar a su habitual pan de campo, y han ideado una fórmula -aún en fase de pruebas- para seguir sirviéndolo: envasarlo al vacío. De esta forma, cada cliente recibirá una ración compuesta por este pan, además de por otros dos que realizan en el propio establecimiento, de albahaca y de curry.

Además, esta temporada tendrá especial protagonismo la terraza. Abrirá también el día 2 y durante las tardes, los clientes podrán disfrutar en ella de dulces y tartas. Ya por la noche se podrá cenar allí, de carta, «o por ejemplo, con un pescaíto frito, una media ración de patatas rellena de carne de venado, queso cheddar y salsa de kimchi…». explica Ballesteros.

El cocinero está actualmente realizando una recopilación de 365 platos andaluces, y próximamente ofrecerá cinco de ellos cada semana, de cinco sitios diferentes. También habrá más iniciativas, como las jornadas gastronómicas que quiere retomar en julio o agosto.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome