El Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos concede medallas de oro y de plata para las manzanillas de Bodegas Yuste

La Manzanilla Aurora y la Manzanilla Señorita Irene de Bodegas Yuste han sido merecedores en cata a ciegas de las medallas de oro y plata, respectivamente, del Concurso Internacional de Vinos y Espirituosos, Premios CINVE en la categoría de Vinos Generosos y Licorosos (Fortified Wines),

El Hotel Ritz de Madrid ha sido el escenario elegido por la organización para celebrar la entrega de los galardones de la edición 2017, que se celebró este año en la ciudad de Huelva, bajo la dirección técnica de la prestigiosa enóloga María Isabel Mijares. En esta edición, incluida en el programa de actos ‘Huelva, Capital Española de la Gastronomía 2017’, el jurado internacional ha tenido la ocasión de catar y puntuar más de 650 muestras de cuatro continentes.

Con respecto a los premios recibidos por Bodegas Yuste, la galardonada explica que en el caso de la marca señera durante tantos años de la desaparecida firma Bodegas Pedro Romero, la Manzanilla Aurora, vuelve a repetir el máximo galardón posible tras su participación en 2016 en la International Wine and Spirits Competition de Londres. Un vino de 8 años de crianza que en menos de un año ya se exporta a 12 países, entre ellos Estados Unidos, Inglaterra, Australia y Japón.

Manzanilla Señorita Irene con 5 años de crianza media en botas de soleras centenarias bajo velo de flor en el sanluqueño Pago de Miraflores, obtiene una medalla en el primer certamen en que participa, otro reconocimiento más en este caso a la más fina de las manzanillas comercializadas por Yuste.

“Desde que Francisco Yuste decidió dar el salto desde bodega almacenista a bodega de crianza y expedición con sus propias marcas, la defensa de las tradiciones artesanas de Sanlúcar en la crianza de la Manzanilla donde el trabajo de bodega y el tiempo marcan las pautas, está teniendo su recompensa en los mercados que buscan la más alta calidad”, explican.

A la entrega de premios acudieron Francisco Yuste y Aurora Yuste, en representación de la bodega sanluqueña, que han mostrado su satisfacción por lo que significa no solo para su firma sino para toda la Manzanilla como vino único y singular de Sanlúcar de Barrameda.