Pepe Rueda, durante décadas maestro pastelero en el cerrado horno de La Gloria, abre su propio negocio junto a su hija Carmen en la plaza Virgen de Loreto

“Me dicen que hemos venido a traerle olor al barrio”, explica Pepe Rueda. Olor a horno, a dulce, a gloria, pero también a La Gloria que cerró, la del barrio de Santa María. Pepe y Carmen Rueda, padre e hija, han abierto el Horno Pastelería Pepe Rueda en el número 13 de la plaza Virgen de Loreto y han empezado a suministrar dulces y tartas a establecimientos, entre ellos a muchos de los antiguos despachos de La Gloria.

Pepe Rueda fue, durante las últimas décadas, el maestro pastelero de este famoso horno, que por poco no llegó a ser centenario. Cerró antes, en diciembre de 2016, pero no pilló a sus trabajadores desprevenidos: lo veían venir. Pepe ha pasado toda una vida en ese negocio. Él empezó con tan sólo catorce años, en el 73. Era botones en el Hotel Playa, que en aquel entonces cerraba por temporada. Había que buscar dónde trabajar en invierno, y le comentaron que en el obrador querían aprendices. Allí encontró a tres grandes maestros, explica: Manolo Monte, Antonio Braza y Alfonso Quintero, con los que a fecha de hoy le une una estrecha amistad. Con el tiempo, llegaría a ser el jefe de los tres.

Las innovaciones en pastelería del horno -por ejemplo, en salados- llevan su firma. El maestro pastelero trabajó ocho años en el obrador con su hija Carmen, también pastelera. Pepe estuvo hasta que cerró. Hoy, la penumbra y el silencio estrechan aún más el callejón que une Sopranis con Gloria. Tras meses de inactividad, los vecinos se van haciendo a la idea de un futuro sin olor a pan. Ahora, donde huele a gloria es en Loreto.

En la plaza del barrio de Extramuros, Carmen y Pepe ultiman pequeños detalles antes la inauguración oficial, aunque el horno está ya funcionando. Las instalaciones cuentan con un pequeño despacho donde se pueden adquirir los dulces (todo el repertorio de clásicos, semifrescos, tartas, bollería) y algunos salados como empanadas. La vitrina se va llenando conforme se hacen los dulces para los establecimientos. El lunes pasado, unas hermosas sultanas de coco reinaban sobre milhojas de San Agustín (una receta madrileña) y unas palmeras de chocolate de generoso tamaño, entre otros pequeños manjares para golosos. Justo enfrente, en otra nevera, destacaban las cookies de chocolate y de lacasitos, una tarta de San Marcos de fresa y otra de toda la vida.

Se pueden encargar tartas, incluidas las que representan a los personajes animados que tanto gustan a los pequeños. Mientras visitamos el obrador, Carmen recibe la llamada de un cliente satisfecho: las tres panaderías Granier reclaman más dulces porque los primeros que se llevaron han volado. No sólo en Granier (Calle Topete, 8, Ana de Viya, 32 y Segunda Aguada 21) se pueden encontrar los dulces. También los tienen en las antiguas glorias de Plaza de Candelaria, 9, en San Salvador, Ciudad de Santander, y de la Avenida junto a San Felipe Neri, o en el Fabripan de La Laguna.

Horno Pastelería Pepe Rueda

Dulces de Pepe Rueda en la panadería de Candelaria.

La veteranía en el oficio basta y sobra como carta de presentación. Por eso, ya antes de abrir les estaban reclamando para actos, como uno para 500 personas para inaugurar un nuevo establecimiento. Recientemente, han trabajado en un acto benéfico de la cofradía de La Veracruz, donde ofrecieron dulces y salados. Entre los salados, una bandejas surtidas con un nombre curioso, Asareg. Y es que las creó para La Gloria con motivo de una celebración de la organización Gerasa, y como no les iban a poner ‘bandejas gerasa’, le dieron la vuelta al nombre.

Observando el resultado de más cuarenta años de oficio están los ojillos sonrientes de una pequeña rubilla de cinco años ataviada con gorro y delantal. Una foto de Carmen es la imagen del nuevo horno. Carmen es la hija de Carmen y la nieta de Pepe, y sólo el tiempo dirá si se convierte en la tercera generación de la familia dedicada a la pastelería. De momento, dice con pasión su abuelo, maneja la manga pastelera con soltura.

Horario, teléfono y más datos del establecimiento, aquí.