La panadería más antigua de la localidad separa obrador de atención al público tras incorporar el espacio de un local contiguo.

A sus 104 años, a la Panadería Barroso, está de estreno. Ahora cuenta con un nuevo despacho de pan, más moderno y mejor acondicionado, para servir a sus clientes.

Actualmente está al frente de la empresa la cuarta generación de la familia fundadora, David Barroso. Explica que el anterior despacho tenía el inconveniente de que la zona de venta y el obrador estaban juntos. Así que cuando surgió la oportunidad de hacerse con el local contiguo, aprovecharon para obtener un espacio extra para solucionar esto. Así, han creado un espacio independiente para el despacho, con un diseño actual. Durante la obra ha surgido una sorpresa: una especie de cueva que han habilitado para el descanso del personal.

El despacho se llama El Horno de Juan y en él se venden los panes como los lleva haciendo el obrador toda la vida: sin precocidos ni aditivos. Masas de fermentación lenta. Además, tienen molletes, picos, roscos y repostería.

Más información sobre este establecimiento aquí.

El rinconcito habilitado en un espacio aparecido durante la obra. Fotos: Antonio Orozco.

El rinconcito habilitado en un espacio aparecido durante la obra. Fotos: Antonio Orozco.