La bodega jerezana define al amontillado como un vino “elegante” y al oloroso, como “poderoso y seco”.

 

José Estévez, propietario de las bodegas Marqués del Real Tesoro, Valdespino y La Guita, lanza al mercado Amontillado Del Príncipe y Oloroso Almirante poniendo en valor sus más de 15 años de vejez. En su nueva imagen, con una botella troncocónica, destaca un diseño “más elegante, estilizado y actual”, explica.

Del Príncipe es un histórico amontillado fruto de un largo y cuidado proceso de más de 15 años de crianza en botas añejas de roble americano. Con soleras criadas durante varias generaciones, Del Príncipe “muestra todas las virtudes propias de la variedad palomino, donde la crianza oxidativa obtiene un mayor protagonismo sin olvidar la finura de la crianza biológica. Con un paso por boca elegante y con largo recorrido, Del Príncipe presenta una gran concentración, pero a la vez alcanza suavidad y finura en boca”.

Por su parte, Almirante es un oloroso envejecido durante más de 15 años de crianza oxidativa en el sistema tradicional de los vinos de Jerez, con una solera y cinco criaderas que hacen de Almirante “un oloroso muy intenso con notas propias de las viejas botas de roble americano donde se cría. Es poderoso y seco pero con volumen, alcanzando un fondo largo y suave pero con persistencia. Es un oloroso con un recorrido muy elegante.
Una valorización tanto del producto como de su presentación”. Con una botella troncocónica de color negro, utilizada históricamente para los mejores vinos y reservas de familia y con un diseño que muestra una línea más joven y estilizada, que pretende adaptarse a los gustos del consumidor actual de vino de Jerez.

Del Príncipe y Almirante pertenecen a la Bodega Marqués del Real Tesoro, cuyos inicios se remontan al 8 de marzo de 1760, fecha en que está datada la carta real por la que Carlos III de España nombra Marqués del Real Tesoro al Excmo. Sr. Don Joaquín Manuel de Villena Guadalfajara Rodríguez de Manzano y Nieto, teniente general de la Real Armada Española. Más tarde, el título de Real Tesoro fue concedido por el Rey Alfonso XIII al nieto del Marqués, quien fundó la marca de vinos de Jerez denominada desde entonces Marqués del Real Tesoro.