El acto ha sido organizado por la taberna “Er Guerrita” y el restaurante El Espejo y congregará a 20 bodegas

La idea es reunirse en torno al vino pero de forma distendida. De ahí lo de innoble, una parodía de “Vinoble” la muestra de los vinos viejos que tiene lugar cada dos años en Jerez. El evento tendrá lugar el domingo 25 de junio en el hotel Posada de Palacio, en una antigua bodega de Rodriguez Lacave ahora transformada en local de celebraciones y participarán una veintena de firmas, casi la mitad de la provincia de Cádiz.

Los actos comenzarán a las once de la mañana con la exposición de las bodegas que darán sus vinos a probar. Habrá un concurso de cata a ciegas y luego la organización dará dos horas para que los asistentes vayan a comer a los bares que deseen de la ciudad y así promocionar su gastronomía.
La sesión de tarde seguirá con la exhibición de vinos y finalizará con música en directo.

La idea la ponen en marcha dos firmas sanluqueñas que están ocupándose bastante de todo lo concerniente a los vinos. El principal ideólogo es Armando Guerra, de la taberna Er Guerrita. Precisamente el evento se inscribe dentro de su ya reputadisimo ciclo de catas del verano que suelen traer a gente de mucho prestigio dentro del sector, hasta el punto de que algunas de las catas propuestas este año se acabaron en diez minutos, relata este enólogo que, en la actualidad, también trabaja para la bodega Barbadillo.

La segunda pata es el restaurante El Espejo, que regenta el cocinero sanluqueño José Luis Fernández Tallafigo. El chef está realizando un importante trabajo para relacionar los vinos sanluqueños con la cocina imaginativa, el área en la que trabaja. Por eso ha apoyado este evento y lo ha acogido en el hotel Posada de Palacio donde está alojado su restaurante.

La idea de este evento, relata Armando Guerra, fue del canario Rayco Fernández Mejías “que un día empezaó a hablar de hacer una fiesta de vinos en el Marco de Jerez”. Lo cierto es que el proyecto, que intenta quitar algo de rigidez y solemnidad al mundo de las catas de vinos, ha logrado el respaldo de una veintena de bodegas. Entre ellas están las gaditanas Barbadillo, Callejuela, Collantes, Cota 45, El Armijo, Forlong, Luis Pérez, Mayetería Sanluqueña y Williams Humbert. Todas darán a probar algunos de sus vinos en el evento y sus enólogos estarán presentes para responder a las preguntas de los asistentes.

Este tono informal se plasmará también en un concurso, una cata a ciegas en la que participarán los asistentes que lo deseen. La entrada para el evento sale a 50 euros y se pueden comprar pinchando aquí

Más información sobre el ciclo de catas de Er Guerrita, aquí.