Este original establecimiento italiano de Jerez, que ofrecía sólo comida para llevar, ha creado una zona de mesas en el establecimiento a petición de sus clientes

Ya es posible probar las curiosas elaboraciones italianas de Rosticcería en el propio establecimiento. Debido, según explican, a la demanda de los clientes, este establecimiento, que hasta ahora sólo ofrecía comida para llevar, ha creado una pequeña zona con cuatro mesas altas y un par de taburetes en cada una. Un rincón íntimo, según explican, donde ocho comensales pueden degustar sus recetas desde principios de abril.

Rosticcería abrió en marzo de 2014 en la avenida Caballero Bonald de Jerez como un establecimiento únicamente de comida preparada. El jerezano Alejandro Melón, volvió de trabajar en la hostelería napolitana junto con Valeria Cirrillo y abrieron un local atipico, con platos que varían a diario, con productos frescos (Ver la historia del local aquí).

En el este variable repertorio hay platos tan originales como la tortilla de espaguetis, pizza frita, focaccias, lasañas artesanales y otras especialidades, buena parte de ellas procedentes de la zona del sur de Italia.

Más información sobre este establecimiento, aquí.