La nueva creación de la bodega sanluqueña está elaborada con uva verdejo, cultivada en los viñedos de Gibalbín, y tiene 6,5º de graduación alcohólica. La recomiendan para acompañar carnes a la brasa, quesos suaves, postres o solo como aperitivo

Bodegas Barbadillo lanza un nuevo vino dentro de su línea de frizzantes Barbadillo VI, el Vi Fresh. Ya en agosto de 2015, la bodega sanluqueña presentó Barbadillo Vi Cool, elaborado al 100% con uva moscatel y parcialmente fermentado con sólo 6º de alcohol.

Ahora, aprovechando el verano, presenta Barbadillo Vi Fresh, un vino frizzante elaborado con uva verdejo cultivada en las más de 500 hectáreas de viñedo propio que Barbadillo tiene en la provincia de Cádiz. Gracias a su versatilidad, explican, se puede maridar con platos dulces o salados. Precisamente, en la video-cata disponible en la web de Barbadillo (Enlace aquí) se puede ver una sugerencia de maridaje de Barbadillo VI Fresh con un postre, de la mano de Montse Molina, enóloga de Barbadillo, y Carlos y Álex del restaurante sevillano Tradevo. El vino, con tan sólo 6,5º “es también ideal para tomar con carnes y pescados a la brasa en las barbacoas, o en el clásico tapeo, acompañando a quesos y otros platos propios del aperitivo”, explican.

En copa, Barbadillo Vi Fresh, deja ver su color amarillo pálido con reflejos verdosos. Al acercarlo a la nariz se puede apreciar su aroma a manzana verde, cítricos, flores blancas y frutos tropicales. Por último, tiene un toque fresco con sabor a fruta verde y exótica, “todo ello acompañado del agradable cosquilleo que nos ofrecen sus burbujas, que se desprenden lentamente una vez se abre la botella”, según la descripción de la bodega.

Barbadillo VI nace en los viñedos de Gibalbín, propiedad de Bodegas Barbadillo, sobre un suelo de albariza, y se produce bajo un microclima específico para la mejor maduración de la uva. Es un vino joven y ligero, con bajo contenido en alcohol, ya que su sistema de fermentación es interrumpido cuando alcanza la graduación deseada. Además, este sistema natural “mantiene intacto su color y su olor, convirtiéndolo en una opción muy atractiva a la hora de elegir al acompañante perfecto para las comidas y cenas estivales”.

Este vino se sirve muy frío, a unos 5 ºC, “lo que lo hace ideal para esta etapa del año en la que las temperaturas son elevadas y necesitamos aliviar el calor. Su bajo contenido en alcohol hace que se adapte a un público amplio, mayor de edad, pero sobre todo joven y femenino, que cada vez más frecuentemente lo incluye en sus comidas, o lo disfruta como copa en cualquier momento del día”.