El establecimiento, que abrió en 1973, remodela sus salones que permanecían intactos desde hace 25 años. La decoración ha estado a cargo del interiorista Christian Harhoff. La renovación sólo es estética y se mantiene intacta su oferta gastronómica

 

Veinticinco años hacia de la última gran remodelación del establecimiento, todo un clásico de Jerez situado junto a la Catedral. “Hace dos años cambiamos la cocina y creimos oportuno que había que dar un cambio de decoración al sitio, sin perder la esencia, pero dandolé más luz”, comenta Manolo Moreno Bayo, el gerente del establecimiento e hijo de los fundadores Manuel Moreno López y su esposa María Bayo, la creadora de las dos “joyas” gastronómicas del establecimiento, la ensaladilla de gambas y la carne mechá al oloroso de Jerez.

La tarea de darle “un lavaito de cara” se la han encomendado al interiorista Christian Harhoff, que ya ha realizado varios trabajos con éxito en la provincia, como por ejemplo el restaurante Albores de Julián Olivares.

Harhoff ha realizado una remodelación en la que ha respetado por completo la estructura del local y ha conservado su estilo clásico. De todos modos el salón principal aparece mucho más luminoso, pintado en tonos beiges a juego con unos azulejos que se levantan hasta media pared. En las paredes algunos cuadros y una cava de vinos que es la que preside la estancia.

Los mismos azulejos en la barra, decorada por la parte de arriba con un expositor de copas que pende de la pared. Destaca también una zona para cortar el jamón y las chacinas a la vista del público y se deja espacio para una monumental nevera que llama la atención.

Este es el nuevo aspecto del comedor de El Molino. Foto: Cosasdecome

Este es el nuevo aspecto del comedor de El Molino. Foto: Cosasdecome

La terraza se mantiene igual. De todos modos Manuel Moreno destaca que “lo que si mantenemos intacta es nuestra oferta gastronómica y los precios”. Si hemos reducido la carta fija de platos y tratamos de darle más importancia a las sugerencias del día.

En el establecimiento se puede comer a base de tapas con clásicos como la ensaladilla, la carne mechada, las huevas aliñadas, los montaditos o el gallo frito. No faltan tampoco los pinchitos morunos, una especialidad cada día más complicada de encontrar en los bares. Ya como platos hay carnes de bellota, carrillada al oloroso, rabo de toro, albóndigas de chocos y langostinos y algo de carne de caza como jabalí o ciervo en salsa.

Horarios, localización, teléfono y más datos del bar El Molino, aquí