Varios empresarios, encabezados por el grupo Merino, abren en el casco antiguo de Jerez una bodega en la que se elaborarán cervezas artesanales.  Las instalaciones, pioneras en España, serán visitables y permitirán comercializar cervezas con “alma” de vinos de Jerez

Francisco Galán, directivo del grupo Merino, una empresa gaditana dedicada a la distribución de vinos y servicios de hostelería, señala que hay algo “mágico” en el proyecto que están llevando a cabo en una bodega del casco antiguo de Jerez, en la plaza de Silos, un recinto que “huele a vino” ya que acoge varios cascos de bodega. Allí, sobre la fachada, ya está colocado el letrero que anuncia que allí se encuentra la bodega 15 & 30, la primera de Jerez en cuyo interior se elaboran cervezas.

La cosa es pionera incluso en España y precisamente este hecho ha sido uno de los problemas que han encontrado estos empresarios, el de poder encuadrar su producto en las ferreas entrañas legales de las bebidas alcohólicas en España.

Galán, mientras observa la espuma de una copa de Sherry Cask Beer (cerveza de barril de Jerez) 15 & 30, uno de los dos primeros productos que acaban de lanzar al mercado, comenta que lo que hacemos “es muy fácil de explicar, maduramos o envejecemos cervezas en botas que antes han contenido vino oloroso, lo que le da unas características muy interesantes”.

Utilizar botas para elaborar cerveza no es algo nuevo, pero ahora lo que se busca es lo que le aportan a la bebida estas maderas. Las instalaciones tienen unos 500 metros cuadrados de los que 200 están dedicados a botas con vino y 300 a botas con cerveza y también a las propias instalaciones de las cerveceras con cámaras para la materia prima y también los depósitos para la primera fermentación.

Interior de la bodega con las botas de roble gallego cubriendo por completo la pared. Foto: Cosasdecome

Interior de la bodega con las botas de roble gallego cubriendo por completo la pared. Foto: Cosasdecome

Las instalaciones serán visitables. De hecho hay visitas programadas a las 12 de la mañana y a las 6 de la tarde de los días laborables e incluyen una degustación de las cervezas. La idea de la firma es poner en marcha una tienda en las propias instalaciones donde se podrán comprar las cervezas. Hay también, en la sala donde están las botas, dos grandes mesas preparadas para realizar catas y catas maridadas ya que los promotores estiman que el proyecto puede tener cabida también desde el punto de vista turístico.

Galán señala que “la bodega que hemos escogido tiene su historia, su magia, como el proyecto que estamos desarrollando”. De hecho las instalaciones ya tuvieron un peculiar uso bodeguero en el primer cuarto del siglo XX. Los laboratorios Lucol, que puso en marcha Manuel Luque, elaboraban en las dependencias vinos medicinales.

Por el momento se están comercializando ya dos cervezas, aunque la idea es tener en un corto espacio de tiempo 4. El proyecto es ampliar el catálogo y poner en el mercado productos originales. Uno de los ensayos que están haciendo es aplicar el sistema de criaderas y soleras del Jerez (vinos que se van mezclando en las botas para igualar su calidad) a las cervezas y también hacer algo con botas envinadas con brandy.

Ya están a la venta dos cervezas que han madurado durante un tiempo determinado en botas que antes han contenido vino oloroso. Se están empleando botas de roble gallego, procedente además de bosques sostenibles.

Las dos cervezas que están a la venta. Foto: Cedida por Bodega 15 & 30

Las dos cervezas que están a la venta. Foto: Cedida por Bodega 15 & 30

La primera cerveza que ha salido a la venta son dos especialidades hechas al modo “belga”. La primera en comercializarse es una tipo “blond ale”. Su pecualiridad más interesante es que para la fermentación se han utilizado levaduras de vino fino, en vez de las habituales para la cerveza. Galán señala que el resultado ha sido muy satisfactorio y que estas levaduras son más activas con lo que mejoran el producto.

En la etiqueta se puede leer que es una cerveza “sherry cask”, que procede de barril de jereces. El proceso cuenta con el visto bueno del Consejo Regulador del Jerez que garantiza que las botas han contenido Jerez de calidad superior.

El sabor de la cerveza es suave, es de las que son agradables para tapear y de esas bebidas alegres, como si tuviera cierto caracter andaluz. La tienen de barril, destinadas a la hostelería, y también en botellas. De hecho ya se pueden comprar, además de en la propia bodega, en la tiendas de Vinos y Maridaje de Jerez y Sevilla y también en la web de la firma (verla aquí).

También está en el mercado una segunda especialidad una “double”, también conocidas como cervezas de abadía. Este tipo de cervezas están más tiempo madurando en la bota y su sabor es más potente.

Este grupo de empresarios lleva ya más de 3 años trabajando en el proyecto y han cuidado todos los detalles, hasta el de la presentación.

El nombre de 15 & 30 en alusión a las arrobas de vino que se introducen en una bota. La presentación ha sido desarrollada por el diseñador gráfico José Luis Pinteño, un especialista en el diseño de etiquetas de jereces. De hecho la etiqueta recuerda a la de los jereces tradicionales.

Los próximos proyectos son sacar al mercado dos nuevos productos, dos cervezas al estilo inglés, una “indian pale” y un vino de cebada.

La bodega 15 & 3o está en la plaza de Silos, en Jerez y su teléfono es el 956355072.

Más información sobre las nuevas cerveceras gaditanas, aquí.

Enteraté de todo

Si quiere leer más reportajes como este y seguir la actualidad gastronómica de la provincia suscríbase al boletín informativo semanal de Cosasdecome. Pinche aquí para suscribirse.

Alvaro Merino y Francisco Galán, dos de los impulsores del proyecto, en las instalaciones de la bodega. Foto: Cedida por Bodega 15 & 30

Alvaro Merino y Francisco Galán, dos de los impulsores del proyecto, en las instalaciones de la bodega. Foto: Cedida por Bodega 15 & 30