El hígado aliñao del Bar Pichaco
Tapa
El hígado aliñao del Bar Pichaco
Tapatólogo descubridor:
Día de hallazgo
25/07/2017
Descripción

La gandinga, lo que es todo lo que no es carnes nobles del animal, son una de las cosas más exquisitas de la Tapatología y da lugar a platos deliciosos. El tapatólogo Eugenio Camacho ya había advertido en un artículo (verlo aquí) que el bar Pichaco merecía una investigación científica y por eso tapatólogos de guardia del Colegio Oficial de Tapatólogos se desplazaron hasta el lugar para corroborar las acertadas afirmaciones del tapatólogo Camacho. En su exhausta investigación los inspectores tuvieron la oportunidad de probar unos higaditos aliñaos de esos que refrescan hasta a un maratoniano en el kilómetro 40 y medio, a 50 grados a la sombra y sin haber desayunao.

Manuel Pichaco el autor de esta obra cumbre del aliñamiento coge unos filetes de hígado de cochino y los somete a un vuelta y vuelta con su poquito de aceite y sal, luego los parte a tiras y los mete en un baño de aceite de oliva, cebolleta cortada a tiras, sal y un toque magistral de vinagre de Jerez de Páez Morilla. El resultado es un plato fresquibiri de esos que te hacen llevar el verano con muchísima alegría. Atención también a las costillitas en salsa del establecimiento que, por cierto, una vez deshuesadas, las ponen también en los desayunos para rellenar molletes de Antequera…esto último va a requerir una segunda inspección.

Manuel Pichaco y Tere Gutiérrez en su establecimiento. Foto: Cosasdecome

Manuel Pichaco, el cocinero del Bar Pichaco, junto a Tere Gutiérrez, que se encarga de atender a los clientes en el comedor. Foto: Cosasdecome

El descubrimiento pertenece a la ciencia de:

Tentaciones de la Carne, que estudia todos los hallazgos tapatológicos más bien carnívoros.

…y para acompañar

oloroso