El gazpacho con ostras de Lu Cocina y Alma
Recomendación
El gazpacho con ostras de Lu Cocina y Alma
Establecimiento
Fecha recomendación
Descripción

Pierre Hubby señala: “Jerez cuenta ahora con dos aeropuertos internacionales.

Uno pequeño y convencional, puerta a destinos más o menos exóticos según el presupuesto disponible.
En el segundo, no lleves equipaje para el viaje; es mágico y volverás con maletas nuevas, llenas de emociones y recuerdos de momentos de auténtica felicidad.
Es cruzar una puerta de la jerezana calle Zaragoza y tras una elegante y cálida bienvenida empieza la gira.

Primera etapa en Barbate con un fulgurante salto por Taiwan con un atún perfecto sobre un bollito al vapor relleno. Punta de acidez ligeramente picante. Los sentidos despiertan y se focaliza la atención
Sin esperas de tránsito arranca la segunda etapa. Gazpacho con ostras. Estamos de repente en Marennes-Oléron con unas casi dulces y frutales fines de claire. Abracadabra, el gazpacho nos lleva a Tailandia con un retro gusto picante más intenso, propio de una excursión al mercado de Ortorkor
Nos saltamos el control de visado y aparecemos en Veracruz con la intensidad capsica del Pulpo con jalapeños; deliciosa espuma y mordida fresca de perfectos cubitos de pepino
Amanecemos en Gades con unas alcachofas, herederas de los primeros cardos cultivados por el insigne Columela. El caldo tibio de guisantes que las baña esconde unos daditos de foie, umami ancestral de Aquitania
Jerez tiene playa y salta del agua un lomito de zapatilla a la brasa de sarmiento, de punto perfecto y sutil delicadeza.
La luz otoñal de los bosques de Perigord ilumina un arroz de los interiores del siguiente pichón, cuando aparecen los aromas generosos de la trufa
Historia y tradición de las brumas invernales del este de Francia; estamos en la Bresse con sus afamados pichones; en dos cocciones sorprendentes que diferencian los sabores de la pechuga y del muslo del ave.
Refrescamos la boca, entre Costa Rica y Guatemala con un prepostre; piña osmotizada al ron con sabores entre vainilla y canela.
Mis recuerdos de pain perdu familiar despiertan con una esponjosa y a la vez crujiente torrija, helado de café y almendras

He salido de LÚ, Cocina y Alma hace ya unas horas y la emoción perdura.

Muchísimas gracias Juan Lu y equipo. Ya tengo el pasaporte preparado para la próxima tournée.

Pierre Hubby acompaña su crónica, publicada en su página de facebook, con la foto que aparece arriba en la que se al cocinero Juan Luis Fernández, en las cocinas de Lu Cocina y Alma