Varios restaurantes de la Bahía de Cádiz experimentan con éxito una aplicación realizada por la empresa gaditana Pikotea que permite a los clientes de los bares hacer su pedido, llamar al camarero o solicitar la factura desde su propio móvil y sin moverse de la mesa

 

La Cantina del Titi es uno de los establecimientos más populares de San Fernando. Situado junto a la playa de La Casería, el sitio, fundado en 1934, es de esos desde donde siempre envías una foto a los amigos para mostrarles lo feliz que estás. Ahora en sus mesas, situadas junto al mar, llaman la atención unos carteles en los que, en grande, aparece el número de la mesa y debajo un código QR.

Si se apunta con el móvil a este código aparecerá en escena la página de Pikotea, una empresa gaditana con sede en Chiclana y fundada en el año 2018. La firma, con tecnología propia, ha creado una serie de utilidades que permiten la gestión global de un restaurante u otros establecimientos relacionados con la gastronomía. El sistema permite desde controlar los pedidos a los proveedores hasta gestionar el funcionamiento de la cocina o, lo que es más llamativo, que los clientes realicen los pedidos directamente desde la mesa aliviando el trabajo de los camareros, gracias a la funcionalidad de autopedidos

Reinaldo Muñoz es el gerente de la cantina del Titi. «En una noche de verano podemos estar dando de comer a la vez hasta 400 personas» señala. Este experimentado hostelero resume las ventajas del sistema de Pikotea con lo que podríamos llamar «la parábola de los chocos». «Nosotros aquí antes funcionábamos con papelitos. Cada camarero llevaba un pequeño cuaderno y a medida que iba recibiendo pedidos los entregaba en cocina. Imagínate lo que era eso cuando había una bulla. A veces no sabía ya ni donde poner más papelitos». Ahora en El Titi ya no hay papeles. Los camareros llevan en sus móviles una aplicación que les permite hacer los pedidos. Estos se visualizan en la cocina a través de dos «tabletas», dos pequeñas pantallas de televisión. Una muestra los pedidos que hay de plancha y otra los que hay de freidora. «Antes cada vez que alguien pedía una media ración de chocos fritos, se enharinaban y se freían. Cuando estabas a la mitad, llegaba otro pedido igual y vuelta a empezar. Ahora en la pantalla aparecen agrupados los pedidos y sabes que tienes pendientes, con tan sólo mirar, cuatro medias de chocos. ¿Qué haces? pues fríes las cuatro a la vez… imagínate el tiempo que ganamos nosotros y el tiempo que gana el cliente»:

Pero la «parábola de los chocos» no es la única ventaja que tiene para El Titi el uso de estas aplicaciones de Pikotea. Cuando llega un cliente nuevo, el camarero le explica cómo funciona el sistema. «Los más jóvenes están encantados, lo utilizan y lo ven muy divertido. El cliente si quiere lo utiliza, y si desea que le tomemos el pedido a la manera tradicional pues lo hace el camarero».

El sistema de Pikotea termina con eso «de doblar el cuello», esa experiencia que siempre hemos tenido en los bares para buscar un camarero al que pedirle una cerveza. «Ahora si quieres una cerveza, tan sólo tienes que pulsar en la carta. La solicitud llega al terminal del ordenador colocado en la barra y el camarero la lleva a la mesa», señala Reinaldo Muñoz.

La aplicación permite también pedir la factura o incluso indicar la propina que quiere dejar al camarero. Para este hostelero, «las ventajas son grandes tanto para el cliente, al que atendemos antes y mejor, como para nosotros, que nos evitamos muchos viajes».

La Cantina del Titi uno de los lugares más singulares de la Bahía de Cádiz… ahora con tecnología punta para hacer los pedidos. Foto: Cosasdecome

Otro establecimiento que utiliza el sistema de Pikotea es el recién inaugurado Nómadas Grill, un sitio dedicado a cocinas callejeras del mundo con sede en el centro comercial Las Redes. Al frente Manuel Moreno, un hostelero que siempre ha apostado por la tecnología «porque nos permite ahorrar mucho tiempo y esfuerzos». Una gran pantalla de televisión aparece en medio de su cocina. Ahí es donde van apareciendo todos «los deberes». La dificultad principal está en que reciben pedidos y los deben repartir desde distintos canales. En el local se combina la comida para llevar, los pedidos a domicilio y los clientes que acuden a comer al establecimiento, tanto en la terraza como en el comedor. A ello hay que unir, señala Manuel, un valor añadido: «estamos muy cerca de un cine y muchos clientes vienen con el tiempo justo para comer, con lo que la rapidez es algo fundamental y aquí tenerlo todo ordenado es fundamental para que las cosas salgan bien. Para eso ha sido fundamental utilizar Pikotea«.

Manuel Moreno con el cartel que hay en las mesas de Nómadas Grill para facilitar que los clientes hagan los pedidos. Foto: Cosasdecome

En las mesas también tienen los carteles con el código QR que conecta con la utilidad de Pikotea. Para este hostelero la principal ventaja de Pikotea está en que «todo es muy intuitivo. No es necesario hacer una formación muy larga si tienes algún empleado nuevo. Lo aprenden a manejar todo con sencillez y además lo pueden controlar desde un móvil».

«Hemos eliminado los papeles del restaurante» dice de forma muy gráfica Moreno. Todo funciona mediante pantallas. Para él también hay otra ventaja importante, «y es que al ser de aquí comprenden perfectamente los problemas que se plantean en el día a día. Atienden nuestras sugerencias para ir mejorando el sistema y te atienden de inmediato cuando hay algún problema técnico». Destaca también que el sistema permite también gestionar el servicio a domicilio a través de la utilidad «Pikotea go». Los clientes se la pueden descargar y hacer sus pedidos a través de ella para recogerlos luego en el restaurante.

Este hostelero también destaca otro punto, y «es que al estar todo en la nube, en internet, puedo seguir en tiempo real lo que ocurre en el restaurante si no estoy en él. A veces tengo que salir del establecimiento por alguna gestión pero desde donde estoy puedo seguir al momento cuál es la actividad que hay, sin necesidad de llamar y hacer perder el tiempo a uno de mis empleados atendiéndome».

Comedor de Nómadas en Chiclana. Foto: Cedida por el establecimiento

Otro establecimiento que está funcionando con Pikotea es una cafetería y pastelería que abrió en Chiclana el pasado 10 de febrero. Están en la calle de la Rana Verde, en la zona de La Barrosa y al frente está el maestro pastelero Antonio Sánchez. Este profesional gestiona una firma, Sanpier, cuya especialidad es la elaboración para restaurantes y hoteles de alta repostería. Ahora la empresa ha dado un nuevo paso adelante y ha abierto su propia pastelería y cafetería. El establecimiento, bautizado con el nombre de  «Vualá by Sanpier», cuenta con una amplia barra, zona de mesas y terraza. Además cuenta con un expositor de pastelería y bollería que se puede llevar para comer en otro sitio, además de tomarlo en la propia cafetería.

La cafetería de Voalá. Foto: Cosasdecome

Por la mañana también sirven desayunos con distintos tipos de panes y mantecas y patés para untar. De la gestión del establecimiento se encarga Yolanda Santos. Resalta que «con este sistema se nos facilita mucho el trabajo. Todavía los clientes están adaptándose a él, pero nosotros admitimos tanto el pedido tradicional como el autopedido que realizan los que desean utilizar la utilidad».

Santos resalta también «la versatilidad del sistema que nos permite meter los fuera de carta y las novedades que tenemos cada día». Para esta hostelera «el sistema tiene otra gran ventaja sobre todo para establecimientos como el nuestro que tiene muchos clientes extranjeros y es que la carta aparece en el idioma que tenga el móvil ajustado. Así si esta persona es francesa, el menú le aparecerá en este idioma y lo mismo ocurre con el inglés u otros idiomas».

Antonio Sánchez y Yolanda Santos en su establecimiento. Foto: Cosasdecome

El sistema permite también, por ejemplo, tener la carta continuamente actualizada y si se acaba una tapa se puede quitar inmediatamente, evitando así que haya que decirle al cliente que ya no queda o equivocaciones en los pedidos. Las cartas pueden incluir fotos de cada plato, lo que las hace mucho más atractivas, señalan desde Pikotea. Se pueden publicar en varios idiomas e incluso, si el hostelero lo desea, los clientes pueden hacer valoraciones de los platos.

Otra de las principales ventajas es la interrelación entre los distintos departamentos de un restaurante. El sistema puede controlar las existencias de productos en el almacén y permite hacer estudios para establecer el precio óptimo de los platos que se venden. Permite también interrelacionar los pedidos a domicilio con los del restaurante o que los pedidos lleguen automáticamente a los cocineros y que estos puedan comunicar a los camareros cuando están listos.

Las ventajas son también para los clientes que siempre tienen actualizadas las cartas y sus precios y pueden incluso utilizar la utilidad desde sus casas para hacer el pedido directamente al restaurante. El sistema permite incluso ver todos los alérgenos y filtrar para que no te aparezcan los platos que los llevan, algo de gran ayuda para las personas con intolerancias alimenticias. Desde Pikotea señalan que sus aplicaciones permiten al hostelero controlar de forma independiente un restaurante a domicilio, disponiendo él solamente de sus datos, sin tenerlos que pasar por las manos de empresas externas que los pueden utilizar.

Guillermo González Outón, fundador de Pikotea, destaca que según nuestros datos utilizando la aplicación el gasto medio por cliente en el establecimiento aumenta un 24% y además se consiguen otras cosas igual de importantes «como es bajar el estrés del personal».

Guillermo González Outon, con jersey azul, junto a sus otros dos socios, Isabel García y Alfonso Conejero. Foto: Cedida

González Outón señala que «además, estos servicios que ofrecemos no tienen un costo elevado, en contra de lo que se puede creer. Se pueden contratar servicios con nosotros desde 39 euros al mes. Creemos que se ahorra mucho más de lo que se gasta utilizando nuestras utilidades». Destaca además la sencillez de las aplicaciones que se pueden «manejar perfectamente desde el móvil porque todo está en internet. Además tenemos un servicio de asesoramiento y de atención al cliente para resolver los problemas que puedan surgir».

Pikotea funciona ya en toda España e incluso tiene ya clientes en países de América del Sur.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano