Elaborado a partir de uva ecológica de la variedad Palomino de un pago de Trebujena, procede de la vendimia de 2015 y ha sido embotellado en rama.

 

Llega al mercado un oloroso elaborado a partir de uva ecológica de la variedad Palomino procedente del pago de Burujena (Trebujena) y fortificado con alcohol ecológico. Un nuevo producto de la bodega jerezana Williams & Humbert que resulta el primer oloroso ecológico del marco de Jerez.

A diferencia de los vinos de jerez tradicionales, el sistema de envejecimiento de este oloroso ecológico no es el de “Solera y Criaderas”, sino que se trata de un vino de crianza estática. Frente a la homogeneidad que aporta el Sistema de Criaderas y Soleras, en el que los vinos de distinta vejez son metódicamente mezclados, cada uno de estos vinos de crianza estática son únicos y especiales, reflejo de la vendimia del año y de sus particulares condiciones climatológicas.

Para este oloroso ecológico, Williams & Humbert seleccionó en la vendimia de 2015 uva Palomino ecológica. Una uva sometida a más presión en los desvinadores y prensas que el tradicional mosto yema. Tras la fermentación de estos mostos a 22ºC, se fortificó a 17.5º con alcohol ecológico. Este oloroso es el resultado de la crianza estática durante 7 años en botas de roble americano de 600 litros de capacidad.

Todo ello dan como resultado un vino muy fresco, floral, con estructura y mineralidad. De color ámbar, aromas a fruta sobremadura y a frutos secos caramelizados. En boca es seco y con una estructura muy equilibrada. Este oloroso pertenece a la saca realizada en julio de 2015 y su producción es limitada. (1.000 botellas de 0,5 litros)

El recién lanzado vino de la vendimia 2015 se suma a las nuevas añadas que Williams & Humbert ha lanzado al mercado y que entran a formar parte de su colección: El Fino 2015, El Amontillado 2011 “Crujía”, el Fino 2012 “Alboreá”, el Vino Tranquilo Pedro Ximénez Añada 2018 y los dos finos, resultado del nuevo proyecto de vinificación por pagos iniciado por Williams & Humbert en el año 2017: El Fino Añada 2017 del pago de Carrascal y el Fino Añada 2017 del pago de Añina.

Con esta última creación, Williams & Humbert continúa con su apuesta por la viticultura ecológica iniciada en 2015 con el lanzamiento del primer fino ecológico del Marco. Desde esa fecha, Williams & Humbert viene cultivando su propio viñedo ecológico de unas 40 hectáreas, que incluye tanto el Pago de Añina como el Pago Carrascal, lo que le permite la elaboración de vinos ecológicos certificados del Marco de Jerez. Además, Williams & Humbert se encuentra inmersa en el proyecto de cultivo de uva Pedro Ximénez ecológica, siendo la única bodega del Marco que ha implantado este tipo de variedad en los viñedos de Jerez.

Más sobre bodegas Williams & Humbert, aquí.