Este vino se suma al resto de gama del mismo nombre formada por Fino, Amontillado, Oloroso y Pedro Ximénez.

 

Un nuevo Palo Cortado entra a formar parte de la gama de vinos de Jerez de Williams & Humbert. En este caso, este nuevo vino se suma a la colección Don Zoilo, formada por el Fino, el Amontillado, el Oloroso y el Pedro Ximénez. Una gama de jereces que cuentan con una vejez mínima de 12 años, exceptuando los 9 años de vejez media del Fino, explica la bodega.

El Palo Cortado se elabora con mostos yema procedentes de la uva Palomino cultivada en los Pagos de Añina y Carrascal, en la zona de Jerez Superior. Tras la fermentación alcohólica de estos mostos a temperatura controlada y posterior clasificación por finura, se fortifica a 15 grados con destilados de vino. Estos son los pasos previos para obtener los tradicionales sobretablas que entrarán a formar parte de los solerajes de crianza biológica. Por circunstancias, y de forma puntual, en este proceso de crianza aparecen botas que no marchan en la dirección deseada para estos finos. «Son estas botas las que se cortarán con una o dos jarras de alcohol y formarán la base de estos solerajes de palo cortado, que tras una cuidada selección en bodega envejecen un mínimo de 12 años en botas de roble americano», explican.

Es así como nace el palo Cortado Don Zoilo, «un jerez de color oro viejo y aroma muy punzante, intenso y complejo, que recuerda a frutos secos y avellanas. En boca es seco, sedoso y de acidez equilibrada. Con mucho cuerpo y carácter, tiene gran persistencia en boca y un retronasal tremendamente expresivo».

Recomiendan maridar con frutos secos, embutidos, quesos curados, quesos de pasta, atún fresco, setas, carnes de caza, estofados y platos que contengan especias y salsas dulces y servir entre los 12 yu los 14 grados.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome