La cocina está asesorada por el espacio gastronómico Décimoarte, y al frente de la cocina esta Javier Molina, con experiencia en Aponiente.

 

La playa de Las Piletas de Sanlúcar cuenta desde el 6 de julio con un chiringuito que apuesta por la comida urbana, internacional, y que tiene una carta para llevar para que la gente pueda disfrutar de sus platos a pie de ola si así lo prefieren. Se llama Vida Mía, y frente a las cocinas está Javier Molina, con experiencia en Aponiente -el tres estrellas Michelin de El Puerto de Santa María- y ‘profesor’ de postres en el espacio gastronómico Décimoarte de Sanlúcar. Jesús Márquez, de Décimoarte, es el que se ha encargado del asesoramiento gastronómico del establecimiento.

La carta comienza con una con una oferta fresquita tradicional (gazpacho, salmorejo, patatas aliñadas con melva…) para después iniciar «un paseo por el mundo». Pollo frito al estilo japo, taco mex de gambones o de pollo asado, y woks de pollo del corral thai o asiático de verduras configuran este recorrido. Para quien prefiera no moverse del país gastronómicamente hablando está el guiso del día y los huevos estrellados. La oferta se complementa con dos bocatas, dos hamburguesas, costillar de cerdo a la barbacoa y lomo bajo de vaca, así como un menú infantil y un surtido de postres, helados y hasta polos.

Una de las cosas más curiosas de la oferta de este chiringuito playero es que cuenta con un servicio de comida para llevar, compuesto por la mayoría de los entrantes, el pollo japo, los dos woks, el costillar de carne, los bocadillos y las hamburguesas. También cuentan con coctelería creativa.

La iniciativa de este establecimiento, que dispone de sala, terraza, barra y zona de relajación, es de empresarios de bares sanluqueños: de la Barbería de Benegil, La Juanela, El Botero y Doña Clo. Son Ángel Izquierdo, Guillermo Muñoz y Raúl Vega.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome