El Barril ya tiene fama por sus dulces caseros, a los que se une una tarta de queso con fresas disponible en porciones o por encargo.

 

En El Barrio de Puerto Real, los dulces caseros tienen fama. Como ya ha explicado el cocinero Alfredo de Dios en otras ocasiones, hay gente que va allí solo para tomarse el postre. Pero esta vez, el éxito de la tarta con la que remataba un menú especial le ha sorprendido hasta a él.

Se trata de una tarta de queso rematada con confitura de frambuesa y fresas naturales, que se llevaron para un bautizo como el remate del menú del que también se encargó el establecimiento puertorrealeño. «Se quedaron encantados». Tanto, que el cocinero recibió más tarde un agradecimiento de parte de la familia en forma de caja de bombones y una emotiva nota en la que le agradecían su trabajo para que la celebración dejara un «gran recuerdo» entre los asistentes.

Alfredo de Dios indica que la repostería es toda casera, sin químicos «y eso se nota mucho». Tiramisú, panacotta, arroz con leche tradicional y de turrón ya se han convertido en los clásicos más solicitados. También está la tarta de queso y fresas, a cinco euros las ración y a 30 euros la tarta de 3 kilos, por encargo.

Más información sobre este establecimiento aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome