La empresa ha creado una solución integral para que unificar los pedidos: vengan de donde vengan, llegan a cocina del mismo modo.

 

Imagina que tienes un restaurante y decides repartir también a domicilio, y las comandas comienzan a llegar, cada una por un lado, complicando la gestión del restaurante. Hay quien lo tiene más controlado, pero también quien tira como puede de boli y libreta y los que, directamente, no se atreven a dar el paso para evitar un posible caos que les haga perder clientes en vez de ganarlos.

Hace tres años, mucho antes de que la pandemia popularizara el servicio a domicilio, Fede Rivas vio que en el apartado tecnológico quedaba mucho por hacer en la hostelería gracias a Dani, un amigo y antiguo  compañero de colegio que se dedica a la distribución en el sector. Así que decidió ponerse manos a la obra. Para desarrollar el proyecto, Rivas cuenta con dos socios, Carlos Moio e Ivan Gajate.

Así, durante todo este tiempo desarrollaron un TPV (el punto de venta, esa pantalla táctil donde apuntan las comandas los camareros) inteligente y cuando ya todo estaba testado y ellos a punto de empezar a vender llegan marzo y la pandemia… Así que deciden readaptar el producto a las nuevas necesidades, y entre esas nuevas necesidades está el reparto a domicilio.

En verano estuvo listo un sistema que hace que todos los pedidos acaben en el mismo sitio, el TPV, y que todo se pueda controlar fácilmente desde allí. Lo que hacen es una solución integral, explica Rivas. Los pedidos de Uber, los de la sala o los de la página web propia llegan al TPV. Si se cambia un precio en el TPV, se cambia solito en la web… Además, con una herramienta «sencilla de utilizar. Hemos intentando que sea lo más clara, fácil e intuitiva posible». No es necesario tener conocimientos informáticos para poder manejar el sistema. El aspecto se puede ver en la imagen de arriba, donde se muestran pedidos procedentes de diferentes lugares, que se pueden controlar de un vistazo en la misma pantalla.

En los tickets se puede ver la procedencia de cada pedido. Imágenes cedidas.

Ticksy -un nombre que provienen de unir las palabras ticket y easy (fácil en inglés)- asesora a los restaurantes. Hay una duda frecuente, sobre si es mejor intentar vender por cuenta propia, mediante una web, o mediante una plataforma. Lo primero tiene menos visibilidad y lo segundo, comisiones, por lo que la empresa suele aconsejar una opción intermedia: empezar con la plataforma y después, poco a poco, ir derivando a los clientes a tu propia web. Ellos también proporcionan la web si hace falta gracias al acuerdo alcanzado con una empresa de la zona que ha permitido reducir los precios.

Además de gestionar los pedidos, la herramienta realiza todas las funciones que el resto de los sistemas de TPV del mercado. «Es una solución de conjunto muy potente», explica el CEO de la firma. Además, siguen trabajando en dar solución a otros problemas que se derivan de realizar el servicio a domicilio, como los cierres diarios con los repartidores. La pérdida de un par de tickets o que el cliente pague de forma diferente a la que anunció al hacer el pedido (con tarjeta en vez de efectivo, por ejemplo) alargan una labor que, para colmo, se realiza al final de la jornada. Así que están trabajando en una aplicación para el uso de los repartidores que venga al rescate. Otro de los futuros proyectos es la creación de pequeños vídeos explicativos que sirvan de ayuda a sus clientes.

El equipo de la empresa jerezana.

Fede Rivas explica que, hasta ahora, había poco software especializado en delivery -que es como se llama al sector del reparto a domicilio- y que con su sistema, el servicio se hace accesible a cualquier tipo de establecimiento «con una inversión mínima y arriesgando muy poco».

Quizás por eso han tenido muy buena acogida y trabajo, por el momento, no les falta; de hecho, sin promocionarse han conseguido clientes incluso fuera de Andalucía, en Madrid y Barcelona, aunque de momento prefieren «crecer de forma controlada» y centrarse en su zona. La experiencia está siendo positiva, y ya están viendo resultados entre sus clientes; en Córdoba tienen uno que ha pasado de no prestar el servicio a domicilio a sobrevivir sólo de este, que sigue ofreciendo con los restaurantes cerrados.

Ticksy forma parte de la edición 2020 del Programa Minerva para la aceleración de proyectos tecnológicos y ha quedado finalista en los premios Andalucía Emprende. Se puede contactar con ellos y saber más en qué consiste la iniciativa a través de su página web (aquí).

Guía de comida a domicilio de la provincia de Cádiz

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome