Las croquetas van variando de sabores, aunque hay algunas fijas, como las de jamón. También sirven sopas, frías en verano y calentitas en invierno.

 

El número 53 del Mercado de Abastos de Cádiz, en el Rincón Gastronómico, se ha convertido en una croquetería, un establecimiento consagrado a las abechameladas: sólo sirven croquetas y sopas.

La iniciativa es de Michael Flood (a la izquierda en la foto de arriba; es el que muestra la masa) y Alex Jiménez (a la derecha, con las croquetas en crudo), un londinense y un español, que se conocieron en Londres, donde uno trabajaba en el mundo del Marketing y, el otro, en el de los Recursos Humanos. Decidieron abrir un establecimiento hostelero en Andalucía (Alex, aunque procede de los Pirineos catalanes, conoce bien la zona porque su familia es de Málaga) y aunque al principio no habían pensado en la ciudad de Cádiz, un par de visitas con familiares y amigos les convencieron de instalarse en la capital gaditana.

El martes 28 de julio, La Croquetería abría la baraja por primera vez en el siempre animado Rincón Gastronómico. La fórmula gastronómica que han escogido los socios se basa en dos tipos de productos: las croquetas hechas «mano a mano» y las sopas.

En invierno también las tendrán caliente, pero de momento las sopas son frías: de guisantes con melón al toque de hierbabuena al queso de cabra, gazpacho, gazpacho de sandía y de remolacha, salmorejo, sopa de guisantes con menta fría o vichyssoise.

En las croquetas también hay variedad: las recetas van cambiado a medida que elaboran la diferentes masas (además, también habrá iniciativas como la ‘croqueta de la semana’). De momento, han hecho croquetas de jamón, espinacas con queso de cabra, setas, queso azul con nueces, bacalao, morcilla,  chistorra, baicon, garbanzo con un toque de albahaca y pimiento y berenjena braseados. Las que más éxitos están cosechando son también las más clásicas, las de jamón, que elaboran con jamón ibérico de cebo.

Las croquetas se venden en tapas (2 unidades por 2,5 euros), medias raciones (5 unidades por 5,50 euros) o raciones (10 unidades por 10 euros) y se pueden combinar sabores. También se puede adquirir las croquetas sin freír para terminar de hacerlas en casa.

De momento, explican los socios, su aventura croquetera ha tenido una muy buena aceptación: van a un ritmo de cien croquetas al día, y eso que acaban de abrir.

Otro de los aspectos que cuidan son las bebidas: no tienen mucha variedad, pero sí se diferencian con una selección que incluye cava con Denominación de Origen. Con respecto a los envases, han optado por los respetuosos con el medio ambiente.

Más información de La Croquetería, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome